Asia

Asia

Un piloto chino presume de volar su caza J-20 sobre el espacio aéreo de Taiwán sin ser detectado

Asegura que vio toda la costa y las montañas de la isla en una misión de la que Taiwán dice no tener conocimiento

Un piloto chino en una foto de archivo
Un piloto chino en una foto de archivoChina MilitaryChina Military

¿Provocación o un testimonio real para inquietar a las fuerzas armadas de Taiwán? El capitán Yang Juncheng, un piloto chino de la brigada “Wang Hai” de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (EPL) ha asegurado en declaraciones a la Televisión Central China (CCTV) que voló su propio caza de combate J-20 sobre el espacio aéreo de Taiwán en una misión en la que pudo supervisar toda la isla desde su cabina sin ser detectado por los radares taiwaneses. En concreto, el piloto dijo que había sobrevolado el canal Bashi, el estrecho de Miyako y el estrecho de Tsushima en el Mar de China Oriental.

En los últimos meses, decenas de aviones de guerra chinos se han acercado a la zona de identificación aérea (ADIZ) de Taiwán, pero nunca hasta ahora se había sabido que un caza de guerra de Pekín había sobrevolado sobre la isla. El avión en cuestión es, supuestamente, el mejor y más avanzado de todos los que tiene el Ejército Popular de Liberación. Para algunos experto, se trata de la versión sigilosa china del F-35. Los analistas del gigante asiático defienden que el caza J-20 será muy superior al F-35 cuando complete todos sus avances.

La Fuerza Aérea de Taiwán siempre detecta cualquier maniobra de acercamiento de los aviones chinos y a menudo, el gobierno de Taipei envía cazas y activa sus misiles ante posibles amenazas no deseadas. Sin embargo, en este caso parece que los responsables militares taiwaneses no pudieron interceptar el vuelo del avión de combate sigiloso de quinta generación de China.

Un caza J-20 chino de quinta generación
Un caza J-20 chino de quinta generaciónLa RazónLa Razón

En su insólita afirmación, el piloto chino explicó que “cuando volaba el avión de combate sobre la isla del tesoro de la madre patria pude ver toda la costa y las montañas En ese momento, me sentí orgulloso”. El piloto añadió: “Me dije a mí mismo en ese momento que en un futuro volaría sobre la isla. No existe en el Estrecho de Taiwán una línea de separación”. El militar chino hacía referencia ala línea media no reconocida oficialmente que separa la china continental de Taiwán, considera por el régimen de Xi Jinping como una provincia rebelde que debe volver bajo la administración de Pekín.

Desde Taiwán, el Ministerio de Defensa no ha reconocido oficialmente el vuelo J-20 sobre su espacio aéreo. Cabe recordar que este ministerio siempre hace públicas las incursiones de aviones chinas que detecta sobre su zona de identificación aérea.

La tele china CCTV también informó de que en una misión de salida de emergencia, el líder del grupo aéreo Yang Juncheng y el piloto Wei Xin despegaron con dos aviones de combate J-20 para interceptar dos aviones extranjeros. Los dos se coordinaron estrechamente, tomaron posiciones y salvaguardaron la seguridad del espacio aéreo de China.

Cómo es el caza J-20

De ser cierta la declaración del piloto chino supondría un paso importante para la fuerza aérea de la China comunista y un motivo de gran preocupación para Taipei. El J-20 se está convirtiendo rápidamente en la columna vertebral de PLAAF. Desde su puesta en servicio ha experimentado varios avances. El último ha sido el cambio del motor provisional ruso AL-31 por uno chino WS-10C, también provisional y como fase de transición hasta obtener motores de alto rendimiento desarrollados íntegramente en China que acentuarán sus principales logros, como son la maniobrabilidad y el sigilo.

El Chengdu J-20, un avión monoplaza, realizó su primer vuelo en 2011, convirtiéndose así en el primer caza furtivo del Ejército chino. Puede operar en entornos extremos, a gran altitud y bajo temperaturas muy frías y con alta humedad. Entre sus características destacan su capacidad para alcanzar una velocidad de crucero supersónica.

En agosto del año pasado, China desplegó los cazas J-20 por primera vez en ejercicios militares conjuntos realizados por el EPL a medida que aumentaban las tensiones después de la visita planeada a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi.

En ese momento, el caza despegó de un aeródromo bajo el Comando del Teatro del Este y realizó misiones que incluyeron bloqueo conjunto, asalto marítimo, ataque terrestre, superioridad aérea y disparos con fuego real de armas de precisión.

El caza J-20, junto con el J-16 y el J-10C, son los tres aviones principales de combate actuales de la fuerza aérea china. El J-20, con su capacidad de aportar conciencia situacional, guía a los otros dos modelos, “mientras que el J-16 y el J-10C ejercen su superioridad en potencia de fuego”, tal y como explicó recientemente otro piloto chino, Zhang Yang.

Como señala Eurasian Times, el J-20 no puede transportar armas fuera en el exterior para mantener sus cualidades de sigilo, de tal manera que se centra más en sus capacidades de reconocimiento de la situación para transmitir información a los J-16 y J-10, que sí tienen mayor capacidad de carga. El J-20 se comporta como un “francotirador”, usando su invisibilidad para evadir las pantallas de los cazas y eliminar objetivos débiles como aviones de alerta temprana aerotransportados y aviones cisterna de reabastecimiento en vuelo.

Los expertos creen probable que el J-20 vaya equipado con sistemas muy sofisticados de procesamiento de datos y fusión de sensores, lo que le permitiría recopilar datos de otros cazas, aviones no tripulados, aviones de alerta temprana, satélites y unidades de guerra electrónica.