«A lo mejor la montaña no quiere que lleguemos a la tumba de nuestros hermanos»

No era una expedición más, se trataba de un viaje emocional, de tres hermanos que iban a visitar una tumba a 5.600 metros de altitud. Reyes, Santi y Gonzalo de Miguel intentaban llegar a un lugar muy concreto del Pumori, donde están enterrados sus dos hermanos alpinistas que murieron en 1989 tras una avalancha.

A este lugar que tienen memorizado en el corazón se dirigían pero el terremoto les cogió cuando estaban a punto de llegar "Nos quedaban dos jornadas para llegar a las tumbas de nuestros hermanos", ha explicado Reyes de Miguel. Imposible seguir, la zona ha quedado devastada.

Ya lo habían intentado en 2013 pero cuando estaban a poco más de 500 metros, quedaron incomunicados por la mayor nevada en 80 años. "Es un sentimiento de frustración, de tristeza... de decir: a lo mejor es que la montaña no quiere que lleguemos".

A pesar de todo volverán a intentarlo. Quieren ver el lugar exacto donde descansan sus hermanos.