Política

Al Maliki asegura que el Ejército iraquí ha recuperado la iniciativa

Soldados iraquíes transportan voluntarios a la base de Muthanna en Bagdad (Irak).
Soldados iraquíes transportan voluntarios a la base de Muthanna en Bagdad (Irak).

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, aseguró hoy que las Fuerzas Armadas "han recuperado la iniciativa"y han empezado su trabajo para "limpiar"las ciudades de los insurgentes, liderados por el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, aseguró hoy que las Fuerzas Armadas "han recuperado la iniciativa"y han empezado su trabajo para "limpiar"las ciudades de los insurgentes, liderados por el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

Al Maliki agregó en un comunicado emitido por la televisión oficial iraquí que el Ejército está "unido"y preparado para acabar con los "terroristas"y devolver a los desplazados a sus ciudades.

Asimismo, elogió al máximo clérigo chií iraquí, ayatolá Ali al Sistani, por su llamada a los ciudadanos a adherirse como voluntarios a las Fuerzas Armadas.

"Irak está pasando por un giro peligroso y por una conspiración grande contra su existencia para convertirlo en una base del odio y del terrorismo", añadió.

Por otra parte, el portavoz de las Fuerzas Armadas iraquíes, general Qasem Ata, dijo en declaraciones a la televisión oficial que sus fuerzas están preparando una operación especial para "limpiar varias zonas de las bandas del EIIL".

Explicó que el Ejército "determinó ya la hora cero"para lanzar esa operación, aunque no la anunció.

El miembro de la Comisión de Defensa y Seguridad en el Parlamento iraquí, Amar Taama, reveló a Efe que el Ejército iraquí se prepara para lanzar en los próximos días una guerra de guerrillas para recuperar la ciudad de Mosul (norte) en manos de los insurgentes suníes.

Mientras, el Ministerio iraquí de Interior advirtió hoy de que los agentes que deserten serán castigados de acuerdo con las leyes militares, que estipulan hasta la pena de muerte para este tipo de delitos.

Esa advertencia se produjo en respuesta a los llamamientos de los insurgentes que piden a los militares abandonar sus unidades y luchar en las filas de los yihadistas.

Hoy mismo al menos 33 personas murieron, la mayoría miembros del Ejército, por bombardeos aéreos contra dos mezquitas en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, donde estaban retenidos por el EIIL para que expresasen su arrepentimiento por pertenecer a las fuerzas gubernamentales.

El pasado martes, el EIIL, apoyado por combatientes tribales y otros grupos afines, se hizo con el control de Mosul, capital de la provincia norteña de Nínive, antes de extender en los siguientes días su ofensiva hacia las provincias de Saladino, Kirkuk y Diyala, en su camino hacia Bagdad y los santuarios chiíes de Kerbala y Nayaf.