Un refugiado afgano de 17 años hiere con un hacha a 4 pasajeros en un tren alemán

El autor, que fue abatido por la Policía, era un refugiado que vivía sin familia en Baviera

Fotografía donde se ve el interior de un vagón de un tren regional donde un hombre con un hacha supuestamente ataco a pasajeros
Fotografía donde se ve el interior de un vagón de un tren regional donde un hombre con un hacha supuestamente ataco a pasajeros

El hombre que atacó hoy con un hacha y un cuchillo a los viajeros de un tren regional en las cercanías de Wurzburgo (sur de Alemania) ha sido identificado como un afgano solicitante de asilo de 17 años

Un hombre armado con un hacha causó anoche cuatro heridos en un tren regional en el Estado federado alemán de Bavaria. En un principio se habló de 21 heridos, pero, según las últimas informaciones, habría tres personas en estado grave, una leve y más de una decena en estado de «shock» por el suceso. El ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann, confirmó el la televisión pública ARD que el atacante es un joven refugiado afgano de 17 años que llegó solo y que residía en Ochsenfurt.

Herrmann explicó que el joven llegó a Alemania sólo como solicitantes de asilo y vivía actualmente con una familia de acogida en Ochsenfurt, pequeña localidad situada a unos veinte kilómetros de Wurzburgo, destino del tren regional. Preguntado por una posible motivación islamista tras el ataque, el responsable de Interior señaló que hubo alguna «exclamación» por parte del joven, pero no quiso ofrecer más detalles. Según informaciones del diario «Bild», el joven gritó «Allahu Akbar» (Alá es grande) en el vagón durante el ataque.

La agresión, según el relato del responsable de Interior bávaro, tuvo lugar en torno a las nueve de la noche. Varios de los testigos del ataque pudieron avisar a la Policía y al maquinista, que detuvo el tren en Heidiingsfeld, uno de los barrios de Wurzburgo. El joven abandono entonces el vagón e intentó huir, pero fue abatido por un comando de las fuerzas especiales de la Policía que se encontraba en la zona.

Los tres heridos graves fueron trasladados al hospital, mientras que el resto de pasajeros que resultaron ilesos, una quincena de personas, fueron atendidos en el lugar de los hechos, a donde se desplazaron varias patrullas policiales y ambulancias. El tren regional cubría un trayecto entre la pequeña localidad de Treuchtlingen, en el centro-oeste de Baviera, y la ciudad de Wurzburgo.

El ataque se produjo, según algunos, medios con un hacha y otras armas blancas. La Policía desplazo a la zona a varias unidades, mientras un helicóptero sobrevolaba el lugar. El tráfico en la línea férrea fue suspendido debido a la operación policial, según informó la empresa ferroviaria.

Aunque los portavoces del Ministerio bávaro del Interior agregan que aún no se conocen los motivo del ataque al tren de Wurzburgo, las primeras informaciones apuntan a un nuevo acto yihadista en suelo europeo.

El director de la agencia de Inteligencia alemana, Hans George Maassen, reconoció en junio que Alemania está en alerta ante posibles ataques a gran escala tras los atentados en París en noviembre y en Bruselas en marzo. Maassen también declaró que la agencia se mantiene alerta ante la posibilidad de que haya «lobos solitarios» que planeen acciones individuales y que además se está vigilando si existe algún terrorista que haya intentado pasar desapercibido entre el más de un millón de refugiados que entraron en Alemania en 2015.

Efe