Al menos 31 civiles murieron en un bombardeo saudí contra una fábrica en Yemen

La artillería saudí dispara contra posiciones yihadistas en la frontera con Yemen
La artillería saudí dispara contra posiciones yihadistas en la frontera con Yemen

Al menos 31 civiles murieron y otros once resultaron heridos en un bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudí el pasado 31 de marzo contra una fábrica de lácteos en Yemen, según ha denunciado este jueves Human Rights Watch (HRW), pidiendo a los gobiernos que participan en los bombardeos que investiguen los bombardeos puesto que podrían ser "indiscriminados o desproporcionados". Según informa HRW en un comunicado, residentes en la zona han contado que la fábrica, un edificio de siete plantas a las afueras de la ciudad portuaria de Hodaida, se encontraba a unos 100 metros de una base aérea militar en manos de los huthis, mientras que unidades militares leales al expresidente Alí Abdulá Salé se encontraban en otra base militar próxima.

"Los bombardeos repetidos contra una fábrica de lácteos situada cerca de bases militares muestra una cruel falta de respeto por ambas partes en el conflicto armado en Yemen", ha defendido el subdirector de HRW para Oriente Próximo y el Norte de Africa, Joe Stork.

"El ataque podría haber violado las leyes de la guerra, así que los países implicados debería investigar y adoptar las acciones apropiadas, incluida la compensación de víctimas de bombardeos ilegales", ha añadido.

Según HRW, aunque la existencia de víctimas civiles no significa necesariamente que las leyes de la guerra hayan sido violadas, el alto número de civiles muertos en la fábrica usada para fines civiles aparentemente debería ser investigada de forma imparcial.

Estados Unidos no forma parte de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí e integrada por varios países de la zona, pero ha anunciado que está ofreciendo apoyo logístico y de Inteligencia.

"Si Estados Unidos está ofreciendo Inteligencia es una parte en el conflicto y está obligado a acatar las leyes de la guerra", ha defendido Stork. "Incluso si no lo está haciendo, al respaldar a la coalición Estados Unidos querrá garantizar que todos los bombardeos aéreos y otras operaciones se llevan a cabo de un modo que evite la pérdida de vidas civiles y propiedades, que ya han alcanzado niveles alarmantes", ha remachado.