Internacional

Una mujer abandona a su bebé y demanda al donante de esperma porque no le gustaba cómo nació el niño

La acusada quería tener un segundo hijo, pero no le convenció la raza del menor pese a que había tenido relaciones sexuales con el hombre

Foto de archivo de un bebé recién nacido.
Foto de archivo de un bebé recién nacido.

Una mujer ha demandado a un donante de esperma por mentir sobre sus antecedentes para tener sexo con ella y decidió abandonar a su bebé en Tokio, Japón. Tras el parto, la mujer afirmó que no le gustaba la raza del niño, por lo que decidió deshacerse de él.

La acusada, de 30 años de edad, quería tener un segundo bebé con su esposa, pero tuvo que buscar un donante cuando descubrió que el hombre no podría tener más hijos. La pareja usó las redes sociales para encontrar a su donante, y vieron a un hombre de 20 años que “les gustó”, según Newsweek. El donante afirmó ser soltero, japonés y graduado de una universidad de alto rango.

Según medios locales, la mujer y el donante tuvieron relaciones sexuales hasta 10 veces, hasta que ella pudo quedarse embarazada. Después del parto, a la mujer no le gustó cómo nació el niño, y que se esperaba “otra cosa”.

En Japón, es difícil encontrar donantes por la ley de “derecho a saber” del país asiático, que permite que los hijos de donantes busquen legalmente a sus padres biológicos. Según medios locales, descubrió que el donante no era procedente de Japón, y la pareja no quiso tener un hijo que no fuera de su misma nacionalidad.

En 2020, Japón aprobó una reforma legal para reconocer como padres legales a las parejas casadas que han tenido hijos mediante reproducción asistida usando óvulos o esperma donados. La reforma entró en vigor el año pasado. Las normas de reconocimiento legal parental bajo el derecho civil en el país databan de hace más de 100 años y carecían de disposiciones sobre inseminación artificial o in vitro usando células reproductivas de donantes.

La nueva ley estipula que una mujer que da a luz usando óvulos de una donante es legalmente la madre del bebé, y no la donante. Asimismo, la provisión establece que el marido que consiente a su esposa que dé a luz usando el esperma de un donante no podrá negar que es el padre legal del nacido.