Atracón de hamburguesas «americanas» en la Casa Blanca por expreso deseo de Trump

Ante el cierre parcial de la administración, el presidente paga de su bolsillo 1.000 hamburguesas para agasajar a un equipo de fútbol americano campeón de liga

Donald Trump junto a parte de la comida rápida comprada a empresas de comida rápida para
Donald Trump junto a parte de la comida rápida comprada a empresas de comida rápida para

Ante el cierre parcial de la administración, el presidente paga de su bolsillo 1.000 hamburguesas para agasajar a un equipo de fútbol americano campeón de liga

El olor a hamburguesas, patatas fritas y victoria llegó a la majestuosa Casa Blanca el lunes cuando el presidente Donald Trump saludó a los Clemson Tigers, de la liga universitaria de fútbol americano, por ganar el campeonato nacional. El magnate agasajó a sus invitados con unas 1.000 hamburguesas de Burger King, McDonald's y Wendy's. El mandatario dijo que él mismo pagó la factura de la comidad debido a la falta de personal originada por el cierre parcial de la administración. “Pedimos comida rápida estadounidense, pagada por mí. Muchas hamburguesas, muchas pizzas”, espetó Trump después de regresar a la Casa Blanca de un viaje a Nueva Orleans.

En una nota, el dirigente añadió: “Tenía que elegir: o no les dábamos comida porque estamos de cierre de Administración o les ofrecíamos unas pequeñas ensaladas que hubieran preparado la primera dama (Melania Trump) y la segunda dama (Karen Pence). (...) Pedí unas 1.000 hamburguesas", relató.

Tenemos gente muy grande a la que le gusta comer, así que creo que vamos a divertirnos un poco”, agregó el presidente, un amante de la comida basura. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que gran parte del personal de la residencia oficial del presidente ha sido suspendido de empleo debido al cierre del Gobierno, “por lo que el presidente está pagando personalmente para que el evento sea atendido con algunas de las comidas rápidas favoritas de todos".

Una mezcla impresionante e inusualmente heterogénea de personas de la Casa Blanca recibió a los jugadores. Las bandejas de plata contenían pilas de hamburguesas envueltas de Wendy's. También se ofrecieron hamburguesas en caja de McDonald's, incluyendo Big Macs. Copas de la Casa Blanca con el sello presidencial fueron utilizadas para servir las patatas fritas.

Pizzas, algunas con aceitunas y tomate, también formaban parte del menú. Cuencos de plata fueron usados para servir condimentos. Varios jóvenes fueron vistos comiendo numerosas hamburguesas en las mesas de pie que jalonan la Sala Este de la Casa Blanca.

La visita del equipo de fútbol americano de Clemson es la segunda desde que Trump asumió el cargo. Los Tigres visitaron por última vez en junio de 2017 después de su campeonato de la temporada anterior. El entrenador de Clemson, Dabo Swinney, ha nominado a los invictos Tigres de esta temporada como el mejor equipo universitario de la historia. Trump los llamó "un gran equipo, un equipo increíble".

El presidente se ha enfrentado habitualmente con deportista profesionales durante sus dos años en el cargo. A diferencia de otros equipos que se han coronado campeones de sus respectivos deportes y que han cancelado su visita a la Casa Blanca, como los vencedores de la NBA, los Golden State Warriors, o los de la NFL, los Eagles de Filadelfia, los Tigers de Clemson optaron por acudir a la cita con Trump. AP