Boris Johnson, citado a declarar por las mentiras del Brexit

Ex alcalde de Londres y candidato a sustituir a May fue uno de los “tories” que más campaña hizo a favor de la salida de la UE.

Boris Johnson en su etapa de ministro de Exteriores/ AP
Boris Johnson en su etapa de ministro de Exteriores/ AP

Ex alcalde de Londres y candidato a sustituir a May fue uno de los “tories” que más campaña hizo a favor de la salida de la UE.

Se le atribuye al ministro de Propaganda nazi, Joseph Göbbels, la frase de que «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad». Esa fue la estrategia que el exministro británico de Exteriores, Boris Johnson, siguió durante la campaña del referéndum para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

El por entonces alcalde de Londres dio mítines delante de un autobús rojo con el eslogan «Enviamos a la UE £350 millones a la semana; financiemos a nuestro NHS (Servicio Público de Sanidad Británico) en su lugar». Pero la cantinela no se hizo realidad. Es más, fue desmentida tan sólo unas horas después de que se conociera el resultado de la consulta sobre el “Brexit”.

Con el voto de la ciudadanía decidido, era hora de dar marcha atrás. ¿A quién le importaba ya dónde iban a parar esos casi 400 millones de euros? El lema de la campaña euroescéptica, Vote Leave, fue incluso desdeñado por Nigel Farage, el ahora líder del Partido del Brexit. Las cifras aportadas eran erróneas, justificaron, y ya no había tal cantidad de dinero para fortalecer la sanidad pública.

Pero en una esperanza pequeña de la sociedad civil contra la caradura política, la jugada no le saldrá gratis a Boris Johnson. El principal candidato a relevar a la primera ministra, Theresa May, al frente de los conservadores británicos tendrá que comparecer ante los tribunales por los embustes soltados hace casi tres años.

El Tribunal de Magistrados de Londres ha aceptado una demanda ejercida por el activista Marcus Ball y acusa a Johnson de «haber mentido durante la campaña del “Brexit”». Además se le atribuyen hasta tres delitos por «conducta indebida en un cargo público». Sus falsedades condicionaron a la ciudadanía deliberadamente, prosigue la acusación, ante la cita del plebiscito en el que los votantes se decantaron por el divorcio con Bruselas.

La juez Margot Coleman indicó que Johnson será llamado ante una corte para «una audiencia preliminar y posteriormente el caso será remitido a un tribunal para ser juzgado».

La denuncia, «una solicitud excepcional y poco habitual con un considerable interés público», es un varapalo para la imagen de Johnson que está envuelto en la carrera hacia el liderazgo del Partido Conservador, una vez que se conoció la renuncia de May.

No se ha producido ninguna reacción del excéntrico político británico aunque personas afines a su grupo de confianza argumentan que se trata de una maniobra política. Su abogado, Adrian Darbishire, expresó que «la denuncia es un intento, por primera vez en la historia legal inglesa, de emplear la ley penal para regular el contenido y la calidad del debate político. Evidentemente, esa no es la función del derecho penal», afirmó.

Además el equipo de Johnson recordó que Ball está representado por una compañía limitada, Brexit Justice Limited, que intenta paralizar la salida del Reino Unido de la UE.