Borrell: España dejará de vender armas a Turquía por la ofensiva en Siria

El ministro español de Exteriores acusa a Trump de desencadenar la operación por abandonar la zona

El enviado especial de la ONU a Siria, Geir Otto Pedersen, junto a Josep Borrell, en Luxemburgo, donde se ha abordado la guerra en aquel país
El enviado especial de la ONU a Siria, Geir Otto Pedersen, junto a Josep Borrell, en Luxemburgo, donde se ha abordado la guerra en aquel país

El ministro español de Exteriores acusa a Trump de desencadenar la operación por abandonar la zona

El todavía ministro español de Asuntos Exteriores en funciones, y próximo alto representante de la UE para el exterior, Josep Borrell, ha asegurado este lunes que “sin duda” España también dejará de vender armas a Turquía en respuesta a su ofensiva militar en el noreste de Siria, como ya han anunciado otros países del bloque, incluidos Francia, Alemania, Finlandia, Suecia y Países Bajos.

“Apoyamos con fuerza la idea de parar de vender armas a Turquía”, ha anunciado Borrell en declaraciones la prensa a su llegada al Consejo de Asuntos Exteriores de la UE en Luxemburgo, donde discutirán imponer un embargo de armas a Turquía y otras posibles medidas para presionar a Ankara a poner fin a su ofensiva. Borrell ha dejado claro que España y otros países “están fuertemente en contra” de la operación militar turca y ha avanzado que “sin duda, el Gobierno español está completamente a favor de no más ventas de armas a Turquía”.

Aunque se ha mostrado cauto sobre la posibilidad de que se acuerde un embargo de armas de la UE en bloque a Turquía porque “no es una materia de la Unión Europea” sino “una decisión que compete tomar a “cada país en particular”. “No puedo garantizar que harán los demás países”, ha dicho, si bien ha confiado en que “la mayoría de países pare cualquier tipo de venta de armas a Turquía”.

Al margen de paralizar la venta de armas, el todavía jefe de la diplomacia española, que se convertirá en el próximo Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, ha avanzado que los Veintiocho abordarán “qué más se puede hacer”, admitiendo una postura “muy generalizada” de “rechazo frontal y firme” a la ofensiva militar turca en el noreste de Siria.

“No tenemos poderes mágicos. Lo que podemos hacer es poner toda la presión posible para parar estas acciones. Creemos que no es la mejor manera de resolver las cosas”, ha dicho Borrell, al ser preguntado sobre cómo la UE podría ayudar a parar la intervención turca.

Borrell ha culpado abiertamente a la Administración estadounidense de allanar la ofensiva turca, retirando sus fuerzas de la zona. “Si las fuerzas americanas no se hubieran retirado, el ataque habría sido imposible”, ha afeado el ministro, que ha apostado por poner “el máximo de raciocinio posible” para responder a una situación “muy difícil”, que además, “complica” la repatriación de los familiares de yihadistas de nacionalidad española en la región. “Naturalmente que lo complica”, ha remachado.

El jefe de la diplomacia española ha rechazado avanzar si cree que Turquía podría invocar la cláusula de defensa colectiva de la OTAN en caso de ser atacada por las fuerzas sirias del régimen de Bashar al Asad. “Cada día tiene su afán, cada día tiene su problema. No me ponga en hipotéticas situaciones”, ha dicho.

Retraso de la nueva Comisión

Respecto a la Unión Europea, Borrell ha dado por hecho que la nueva Comisión Europea liderada por Ursula von der Leyen -en la que ejercerá de vicepresidente del Ejecutivo comunitario y Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE- se retrasará más allá del 1 de noviembre por el rechazo del Parlamento Europeo a tres de los candidatos a comisarios propuestos, incluida la liberal francesa Sylvie Goulard.

“En tan pocos días, francamente no veo cómo podemos hacer todo el proceso de audiencias para tres candidatos sin poner en cuestión el proceso. Algunos no han sido nombrados todavía”, ha explicado Borrell en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE en Luxemburgo, informa Ep.

La nueva Comisión Europea tenía que tomar posesión el 1 de noviembre, pero el rechazo de la Eurocámara a los candidatos a comisario francesa, así como a la socialista rumana Rovana Plumb y el conservador húngaro László Trócsányi, hace casi imposible que el Parlamento Europeo vote el conjunto del Colegio de Comisarios en su sesión plenaria del 23 de octubre, como estaba previsto. Francia y Rumanía todavía no han anunciado ningún candidato alternativo, que deberían ser asignados una cartera por la presidenta electa y someterse como el resto a un examen ante la Eurocámara.

Respecto al Brexit, se ha mostrado cauto sobre las posibilidades de que los Veintisiete y Reino Unido lleguen a un acuerdo esta semana, aunque ha asegurado que “la esperanza es lo último que se pierde”. “¿Quién sabe? La esperanza es lo último que se pierde”, ha dicho el ministro a la prensa en Luxemburgo.

-Jaume Duch: “Respecto al Brexit, todo es posible todavía”

-Barnier activa el “método túnel”

El ministro ha confiado en que sea posible llegar a dicho acuerdo, si bien ha dicho no tener “ninguna información” de cómo van las negociaciones entre los equipos negociadores. “Esperemos que sí, la esperanza es lo último que se pierde”, ha subrayado.

La Comisión Europea avisó este domingo de que “queda mucho trabajar por hacer” para llegar a un acuerdo tras calificar de “constructivas” las negociaciones a nivel técnico durante todo el fin de semana entre ambos equipos negociadores, que continúan este lunes. El principal escollo para llegar a un acuerdo antes del 31 de octubre sigue siendo cómo evitar la vuelta de una frontera rígida entre Irlanda del Norte e Irlanda, garantizando que se preserva la integridad del mercado interior.