Choques con la Policía en la protesta del alcalde «anarquista» de Nueva Delhi

El alcalde de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, continuó hoy su segundo día de sentada junto al Parlamento indio en una protesta contra la Policía -controlada por el Gobierno nacional-, que en las últimas horas desembocó en choques violentos.

Los enfrentamientos entre los simpatizantes de Kejriwal y la Policía se produjeron cuando cientos de indignados trataron de sobrepasar las barricadas instaladas en el centro de la capital india y que limitaban el acceso al lugar de la protesta.

El alcalde, que pasó la fría noche al raso junto a todo su consejo municipal como si fuera uno más de los cientos de indigentes que salpican la ciudad, había denunciado a primera hora de la mañana que habían sido acordonados, lo que impedía la llegada de víveres.

Kejriwal dijo que mantendrá la protesta "indefinidamente"hasta que el control de la Policía en Nueva Delhi sea traspasado al gobierno municipal y dio como ultimátum hasta el domingo para evitar que el centro capitalino lo ocupen "cientos de miles de personas".

"Algunos dicen que soy un anarquista y que estoy propagando el desorden. Estoy de acuerdo en que soy un anarquista, voy a crear la anarquía para (Sushil Kumar) Shinde -ministro de Interior-", dijo ayer Kejriwal ante cientos de seguidores, según los medios locales.

La Policía depende del ministerio que preside Shinde y Kejriwal ha acusado a ambos estamentos de corruptos e inactivos, sobre todo en relación a varios casos recientes, como negarse a arrestar a unos supuestos traficantes ugandeses o no evitar la violación de una turista danesa en pleno centro de la capital.

"¿Qué democracia es esta?. Quiero pedir a la gente que venga en masa. ¿Cómo puede dormir el ministro del Interior cuando suceden tantos crímenes en Nueva Delhi?. ¿Es un dictador?. No negociaremos", sentenció el alcalde.

Las protestas, unidas a las preparaciones del día de la República este domingo, han provocado grandes atascos en el centro de la capital, donde han sido desplegados unos 4.000 policías, numerosas barricadas y se han cerrado varias estaciones de metro.

Para evitar el caos en Nueva Delhi, el cuerpo policial pidió a Kejriwal que trasladase su sentada unos pocos metros hasta el "manifestódromo"de Jantar Mantar, donde se suelen celebrar ese tipo de actos, pero este se negó.

"El alcalde decide donde sentarse, no el ministro de Interior", replicó Kejriwal.

Estas protestas se producen solo un mes después de que el Partido Aam Admi (AAP, Partido del Hombre Común), liderado por Kejriwal, alcanzara la alcaldía de Nueva Delhi, al convertirse, con un año de vida, en la revelación de las elecciones celebradas en diciembre.

El AAP, apoyado por un discurso de alto contenido social, obtuvo 28 de los 70 escaños en juego, y se unió para formar Gobierno con el Partido del Congreso, con 8, pues el Bharatiya Janata Party (BJP), con 32, se negó a gobernar en minoría.