América

Problemas legales de Trump

Las claves del juicio por violación y difamación contra Trump

El jurado de Manhattan se retira a deliberar la demanda presentada por la escritora E. Jean Carroll contra el expresidente

In this courtroom sketch, Judge Lewis Kaplan reads the jury instructions prior to their deliberations in Manhattan federal court, Tuesday, May 9, 2023, in New York, in a lawsuit brought by columnist E. Jean Carroll, who alleges that Donald Trump raped her in a luxury Manhattan department store in 1996. (Elizabeth Williams via AP)
Trump Columnist LawsuitASSOCIATED PRESSAgencia AP

El jurado popular de un tribunal federal de Manhattan ha comenzado este martes con las deliberaciones sobre la demanda civil por violación y difamación presentada por la escritora E. Jean Carroll contra el expresidente Donald Trump. Seis hombres y tres mujeres decidirán si el magnate, todavía el candidato republicano con más probabilidades de presentarse en las próximas elecciones, es culpable de los cargos después de haber escuchado las alegaciones. Deberán determinar por unanimidad si las pruebas presentadas por el equipo legal de Carroll son suficientes.

¿Quién es E. Jean Carroll?

E. Jean Carroll es escritora y durante dos décadas trabajó como columnista estrella en la revista Elle. Pero saltó a la fama en 2019, tras la publicación de sus memorias ‘¿Para qué necesitamos a los hombres? Una humilde propuesta’. En sus páginas detallaba con todo lujo de detalles a todos los “hombres horribles” que, siempre según su versión, la habían maltratado y acosado. En la lista figuraba el nombre de Donald Trump.

Carroll relata en el libro la escena que vivió en los probadores de los grandes almacenes de lujo Bergdorf Goodman, en Manhattan, a mediados de los años noventa, en la que Trump la violó. El expresidente ha negado en todo momento las acusaciones. Otros perfiles a los que Carroll inculpaba también han rechazado de plano las versiones de la escritora.

¿De qué se le acusa a Trump?

Carroll presentó una demanda en noviembre de 2022 contra el expresidente por violación, aprovechando la entrada en vigor la Ley de Supervivientes Adultos, una norma estatal que permite a las víctimas de violencia sexual demandar por agresiones de hace décadas que ya han prescrito. La escritora ya había intentado, sin éxito, sentar a Trump en el banquillo de los acusados en 2019, después de la publicación del libro.

Junto con la demanda de violación, Carroll alegó que la presunta agresión sexual le causó un trauma de larga duración, que se vio agravado por las continuas declaraciones de Trump en las que la calificaba como una mentirosa. Eso le llevó a incluir en la demanda el delito de difamación.

¿Cómo se juzgará este caso?

No es un caso penal, por lo que no hay ninguna posibilidad de que el expresidente acabe en prisión. Se trata de un caso civil. El jurado determinará si los abogados de Carroll han conseguido demostrar la agresión de Trump por una preponderancia de la evidencia, un tipo de norma probatoria utilizada en este tipo de causas en la que la parte que tiene la carga convence al investigador de que hay más de un 50% de probabilidades de que la alegación sea cierta.

Es un estándar más bajo que los casos penales, que requieren pruebas que trasciendan toda duda razonable. El jurado, eso sí, deberá alcanzar un veredicto por unanimidad. Pero puede dictaminar uno diferente en cada una de las dos demandas.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias para el expresidente?

La única consecuencia posible es que Carroll acabe recibiendo una cuantiosa indemnización, en caso de que el jurado dictamine que las pruebas son suficientes. Aunque su abogada, Roberta Kaplan, explicó el lunes durante los alegatos finales que para su cliente “esta demanda no se trata de dinero”, sino de “recuperar su buen nombre”. “¿Cuál es el precio por décadas de vivir sola sin compañía, por no tener a nadie con quien preparar la cena, con quien pasear al perro, con quien ver la televisión, y por sentirse durante décadas sucia e indigna? No voy a ponerle un número a eso”, sentenció.

El abogado de Trump respondió en la vista oral, marcada por la ausencia del expresidente, que, como cualquier acusado en un caso civil, no estaba obligado a comparecer ante el tribunal y tenía derecho a no testificar. El letrado Joe Tacopino esbozó una versión diferente de los hechos y dijo que la acusación de Carroll era “inverosímil”. Esgrimió la misma defensa que Trump, quien ha mencionado en varias ocasiones que la intención de Carroll era disparar el número de ventas de su libro.

Tacopino trasladó a los miembros del jurado que Trump no necesitaba acudir al tribunal para hacer las mismas negaciones que hizo en una declaración que se reprodujo durante el juicio. La acusación respondió que Carroll “se presentó, hizo un juramento y les contó lo que pasó, y mientras, Donald Trump no estaba en ninguna parte, no entró en la sala, no subió al estrado de los testigos. Y ustedes deberían sacar la conclusión de que eso es porque lo hizo, porque violó a la señora Carroll y no quiso testificar sobre ello”.

La declaración en vídeo del expresidente, grabada en octubre, se hizo pública el viernes. En la cinta, Trump parece más agitado de lo normal cuando niega las acusaciones: “Me acusa de violación una mujer que no tengo ni idea de quién es. Salió de la nada. Me acusa de violación, de violarla, lo peor que se puede hacer, la peor acusación. Y tú también sabes que no es verdad. También eres un operativo político. Eres una vergüenza. Pero ella me acusa a mí y tú también de violación, y nunca tuvo lugar”.

En un momento dado, a Trump se le enseñó una conocida foto en blanco y negro en la que aparecían él, Carroll, su exmarido, el presentador de noticias John Johnson, y la entonces esposa de Trump, Ivana. El expresidente reconoció a Johnson y recordó que pensaba que era bueno en su trabajo televisivo, pero luego confundió a Carroll con su otra exmujer, Marla Maples. Después reconoció que se reunió con Carroll al menos en una ocasión, pero dijo que debió ser muy breve en un evento, y que ni siquiera la recordaba.