Clinton se sube a una furgoneta en el primer día de su campaña

Opta por pequeños actos para acercarse a los votantes

El primer acto electoral de Hillary será  hoy en una mesa redonda con estudiantes y profesores en un centro universitario de Monticello, una ciudad de Iowa con unos 4.000 habitantes
El primer acto electoral de Hillary será hoy en una mesa redonda con estudiantes y profesores en un centro universitario de Monticello, una ciudad de Iowa con unos 4.000 habitantes

La ex jefa de la diplomacia de EE UU Hillary Clinton empieza fuerte su campaña. Ayer viajó hasta Iowa, un Estado esencial y cargado de simbolismo, pues es el primero que vota y que abre oficialmente el proceso electoral, donde, además, perdió en 2008 contra el entonces candidato Barack Obama. En esta ocasión, pretende mostrar una cara más próxima al votante, con actos más cercanos y pequeños para conocer mejor a los electores, según aseguran sus consejeros de campaña, un equipo integrado en buena medida por los artífices de la victoria de Obama en 2008. No se espera ningún gran acto electoral ni ningún gran discurso hasta el mes de mayo.Todo a pesar de haber sido primera dama de Arkansas y Estados Unidos, senadora de Nueva York, candidata a la Presidencia en 2008 y jefa de la diplomacia. Sus asesores explican que vamos a ver a una nueva Hillary que aún los votantes estadounidenses desconocen. En un viaje por carretera de 1.600 kilómetros, la candidata demócrata viajó en su furgoneta «Scooby», llamada así porque le recuerda a la «Máquina del Misterio» con la que se desplazan los personajes de esa serie de dibujos animados de los años setenta.

Clinton vuelve a partir como favorita y esta vez ninguno de sus potenciales oponentes internos tiene posibilidades reales de batirla, por eso sus asesores quieren evitar a toda costa que la campaña se perciba como una «coronación», como muchos criticaron en 2008. No es casualidad que, tras hacer oficial su candidatura, la biografía de Hillary en su cuenta de Twitter dejara de presentarla como «abogada» para destacar otras facetas más personales de su trayectoria. «Esposa, madre, abuela, defensora de las mujeres y los niños, ex primera dama, senadora, secretaria de Estado, icono de peinados, amante del traje pantalón, candidata presidencial en 2016», puede leerse ahora en su descripción.

Los republicanos reaccionaron ayer mostrando a Hillary Clinton como un rostro del pasado que no ofrece nada nuevo a los votantes, y también como una extensión del presidente Barack Obama.

¿Qué necesita Hillary para llegar a la Casa Blanca?

La coalición

- Clinton puede esperar poca o ninguna oposición en las primarias demócratas. Según «The New York Times», en las generales necesitará ganar en la llamada «coalición Obama» de negros, jóvenes y universitarios blancos que apoyaron al presidente en 2008 y 2012. Asimismo, la futura candidata necesitará mantener su base de apoyo entre las mujeres trabajadoras y luchar por las universitarias de los suburbios.

El mapa

- Ohio será otra vez el clásico frente de batalla, pero la demografía cambiante ha puesto a otros Estados en juego como Colorado, Nevada y Virginia. Pensilvania, donde Clinton ganó en las primarias de 2008 por nueve puntos, será un barómetro y Michigan y Nuevo Hampshire serán duramente disputados. Su equipo ha apuntado que también se centrarán en Carolina del Norte.

El mensaje

- Se espera que haga constante hincapié en «dejar un país mejor» a los hijos y nietos de los votantes. Clinton «venderá» su propia experiencia como madre y abuela para convencer de que es la mejor posicionada para enfrentarse a la desigualdad y ayudar a la clase trabajadora.

¿Por qué puede ganar?

- Tiene un 100% de reconocimiento de nombre y una sólida imagen entre las mujeres trabajadoras. Los republicanos necesitarán ponerse al día. En sus duras primarias necesitarán girar a la derecha en temas como la inmigración y la educación, lo que hará que los independientes voten a Hillary.

¿Por qué no?

- En 2007, estaba posicionada de un modo similar y fue derrotada por Obama. La gran pregunta es si podrá representar el futuro más que el pasado.

Objetivo: callar a Bill

Haim Saban, un israelí-estadounidense amigo de los Clinton, asegura que Hillary y sus asesores sabrán callar esta vez a Bill para que sus palabras no le causen daño como en 2008. «Bill es muy pragmático. Es el político más dotado que hemos visto en décadas. Es cierto que de vez en cuando habla como un autoestopista y puede decir tonterías», afirmó al diario «Yediot Aharonot» Saban, que cree que recurrirán a él en la campaña, «pero de forma programada y más controlada».