Correa denuncia que EE UU continúa con las «ilegales intervenciones» en América Latina

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, habla con la prensa antes de la cumbre
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, habla con la prensa antes de la cumbre

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció hoy que Estados Unidos "continúan con ilegales intervenciones"en América Latina, y que ha llegado la "hora para la segunda y definitiva independencia"de la región.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció hoy que Estados Unidos "continúan con ilegales intervenciones"en América Latina, y que ha llegado la "hora para la segunda y definitiva independencia"de la región.

El intervencionismo de Washington se revela con acciones como la orden ejecutiva con la que declaró a Venezuela una "amenaza", o con la petición de funcionarios estadounidense ante el Congreso de EE.UU. de recursos para "defender la libertad de expresión"en Cuba, Venezuela, Ecuador y Nicaragua, dijo el mandatario.

"La orden ejecutiva"contra Venezuela firmada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "viola flagrantemente"el Derecho Internacional y la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA), y ha recibido como respuesta "un contundente"rechazo de la región, expresó Correa.

América Latina y el Caribe "nunca más aceptará la tutela, injerencia e intervención"extranjeras, afirmó Correa en su discurso en la primera sesión plenaria de la VII Cmbre de las Américas, a la que asiste, por primera vez, Cuba.

La presencia de La Habana en la cita representa el "triunfo irrestricto de la dignidad y soberanía", dijo Correa, que recalcó que la isla "nunca debió ser excluida"de la OEA.

"Queda por extirpar el inhumano e ilegal bloqueo"a la isla por parte de Washington así como la "devolución del territorio ocupado de Guantánamo".

Correa reiteró el anacronismo que, a su juicio, representa la OEA y el sistema interamericano de derechos humanos, y tildó de "muy mala"a la prensa de la región porque responde a intereses de elites.

La región requiere un "sistema latinoamericano de derechos humanos, todo está listo"para ello, aseveró.