Dimitrios Papadimoulis: «Hay grandes diferencias con Anel, pero nos dan estabilidad»

Dimitrios Papadimoulis / Europarlamentario de Syriza.. Es también vicepresidente del Parlamento Europeo y un acérrimo crítico de la austeridad impuesta por la UE.

Dimitrios Papadimoulis
Dimitrios Papadimoulis

Dimitrios Papadimoulis es un veterano político izquierdista, tras volver a Bruselas después de votar por su partido el pasado domingo, Syriza, en Grecia, contesta a las preguntas de LA RAZÓN.

-El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, no entiende por qué Syriza ha formado otra vez coalición con los Griegos Independientes (Anel). ¿No es Anel completamente diferente, ideológicamente hablando que Syriza? ¿Todo vale en política?

-En primer lugar, permítame decir que la intervención del presidente Schulz en política doméstica de cualquier estado miembro de la UE, que desafortunadamente no es la primera, es incompatible su cargo de presidente del Parlamento Europeo. No me puedo imaginar que el presidente Schulz hubiera intervenido así sobre la formación del Gobierno en Alemania, Francia o Reino Unido. Los griegos han confiado en Syriza para continuar con su lucha contra la corrupción y la convivencia lejos de los partidos políticos del viejo sistema, que destruyeron Grecia. La primera prioridad ha sido la formación de una coalición de Gobierno estable y Anel dio ese apoyo gubernamental creando la mayoría parlamentaria necesaria para la estabilidad política. Esto es un pre-requisito para avanzar en las importantes reformas para el crecimiento y la cohesión social. Está claro que hay grandes diferencias con Anel, pero la experiencia de los 7 meses previos de coalición indican que el programa preelectoral de Syriza era la base del trabajo gubernamental. Al fortalecer la reconciliación nacional en Grecia, partidos políticos de diferentes puntos de partida ideológica pueden cooperar de manera productiva en beneficio de la gente.

-¿Durará la coalición al menos cuatro años? ¿No cree que Syriza podrá tener problemas con Anel en asuntos, por ejemplo, como los recortes en el presupuesto de Defensa?

-Estamos convencidos de que el Gobierno de Tsipras durará cuatro años. Esto es lo que los griegos quieren, dado que la estabilidad política es esencial en esta etapa. Está claro que tenemos un tiempo de retos delante y se necesita una estrategia a largo plazo para combatir la corrupción, mejorar el empleo y modernizar la administración pública, los impuestos y los sistemas de pensiones. Durante los 7 meses de gobernanza, la coalición demostró ser eficiente.

-¿Cuál es la sensación en Bruselas a la victoria de Tsipras? ¿Están las autoridades europeas aliviadas de que ya no hay un ala aún más izquierdista del partido presionando a Tsipras (y por supuesto sin Varoufakis como interlocutor)?

-Bruselas se ha dado cuenta de que Tsipras es un interlocutor fiable, elegido por los griegos para representarlos y luchar por sus derechos. Hay confianza en todas las partes involucradas en que hay voluntad política tanto por el Gobierno heleno de implementar importantes reformas para modernizar el Estado así como las instituciones europeas de asistir cuando sea necesario, de acuerdo a sus compromisos mutuos. Grecia y las instituciones de la UE se han convertido en más sabias con la experiencia de las negociaciones de los últimos meses. Ahora, somos más realistas y eficaces y tenemos objetivos y metas más claras. Las instituciones asimismo saben ahora que las decisiones se tienen que tomar de manera conjunta, después de las negociaciones y el diálogo.

-¿Por qué cree que los griegos han confiado en Syriza y en Alexis Tsipras? El empleo, el crecimiento, el bienestar social, todavía no está en la vida diaria de los griegos...

-Los griegos han visto que Syriza se ha enfrentado a una difícil batalla para proteger sus derechos y sus empleos, en muchos casos con éxito. Syriza ha protegido las pensiones y los salarios, el convenio colectivo y la protección social, ha adoptado leyes concretas para la crisis humanitaria y la protección de la primera residencia. Trató de reconstruir los sistema sanitarios y educativos, que se habían destruido por la austeridad y la imposición de políticas neoliberales. Empezó la lucha contra la corrupción y el clientelismo, que ahora debe intensificarse. Impidió algunas privatizaciones, que no se hacían de acuerdo al interés público. En algunos casos, la lucha no se ha reflejado en la vida de todos los ciudadanos, pero los griegos ven y entienden que Syriza está luchando por los derechos de las personas, por una mejor y más justa sociedad y una sólida economía.

- ¿Cómo va a pagar Grecia la deuda que tiene (el 177% de su PIB)?

-La primera y más importante batalla es la reestructuración de la deuda. Este asunto, tras nuestra persistencia en las negociaciones, se ha puesto finalmente en su verdadera perspectiva como un problema supranacional económico y político, ya que ambos -el crecimiento griego y la fundación de una nueva arquitectura financiera para total de Europa dependen de esta solución. Cada vez más políticos prominentes e instituciones financieras internacionales, incluyendo el FMI, están hablando sobre la necesidad de restructurar y reevaluar la deuda, pues no está claro que sea sostenible.

-El programa de rescate será revisado en octubre. ¿Pueden cambiar las condiciones?, ¿saldrá el FMI de la Troika?

-Más allá de la reestructuración de la deuda, hay una gran cantidad de de asuntos significativos que continúan abiertos para ser discutidos más a fondo: la gestión de los préstamos con problemas de recuperación, la creación de un cuerpo que medie entre bancos y deudores, el marco para establecer un nuevo fondo para la utilización para el inmueble fiscal. Respecto al FMI nosotros ya hemos dicho que queremos interlocutores europeos con legitimidad, incluido el PE.