Política

EE UU acusa a Rusia mientras revisa los datos de los satélites espías

Miembros del servicio de rescate trasladan uno de los cadáveres del avión siniestrado.
Miembros del servicio de rescate trasladan uno de los cadáveres del avión siniestrado.

El jefe del Pentágono, Chuck Hagel, afirmó hoy que el misil que destruyó el vuelo MH17 "tuvo que venir de Rusia y la instrucción para operarlo tuvo que venir de Rusia". Aunque no está claro si el gobierno de Rusia supo de antemano acerca del uso del misil "no queda duda de que los rusos van a ser los grandes perdedores"una vez que el incidente se investigue a fondo, predijo Hagel

El jefe del Pentágono, Chuck Hagel, afirmó hoy que el misil que, supuestamente, destruyó un avión comercial con 298 personas a bordo sobre Ucrania, "tuvo que venir de Rusia y la instrucción para operarlo tuvo que venir de Rusia".

El gobierno de Estados Unidos insistió hoy en que haya una investigación válida de los restos del vuelo 17 de Malaysia Airlines, esparcidos en una región del este de Ucrania controlada por los rebeldes prorrusos.

Aunque no está claro si el gobierno de Rusia supo de antemano acerca del uso del misil "no queda duda de que los rusos van a ser los grandes perdedores"una vez que el incidente se investigue a fondo, predijo Hagel en una entrevista con Bloomberg recogida por los medios estadounidenses.

Rusia "continúa aislándose en el mundo"como resultado de la política del presidente, Vladimir Putin, que "ha instigado el conflicto en el este de Ucrania por meses, alienta a los separatistas y les proporciona equipo militar avanzado", señaló Hagel.

El viernes, el presidente, Barack Obama, afirmó que Estados Unidos ha concluido que el misil fue lanzado desde esa región.

"No es posible que esos separatistas funcionen como funcionan sin equipos avanzados e instrucción, y esto ha venido de Rusia", sostuvo Obama.

Por su parte grupos empresariales como la Asociación Nacional de Fabricantes y la Cámara de Comercio de EE.UU., que han hecho campañas de avisos contra la imposición de más sanciones a Rusia, han guardado silencio tras la destrucción del avión.

Richard Sawaya, director de USA Engage, otro grupo opuesto a las sanciones, indicó que esos gremios están "observando a ver qué ocurre".

Obama no explicó cómo es que el Gobierno de EE.UU. ha llegado a tal conclusión y algunos expertos han señalado que es probable que el incidente haya sido captado en imágenes por la red de satélites militares de espionaje que Washington tiene alrededor del mundo.

"Es un sistema muy, muy preciso que mantiene una cobertura constante, especialmente sobre Rusia y Ucrania", dijo Riki Ellison, fundador de la Alianza para la Promoción de Defensa contra Misiles, un grupo de estudio con sede en Virginia.

Desde la década de los 70 del siglo pasado el Pentágono ha colocado en órbita una serie de satélites con telescopios infrarrojos enfocados hacia la Tierra que busca constantemente las estelas de vapor de los misiles disparados.

La banda de satélites geosincrónicos a 7.000 metros de altitud está tan congestionada que la Fuerza Aérea anunció en marzo sus planes para colocar en órbita, antes de fin de año, otros dos artefactos que vigilarán el tránsito en las áreas donde están estacionados los satélites espías.

En años recientes el sistema de vigilancia desde el espacio se ha mejorado e incluye ahora dos satélites geosincrónicos, construidos por Lockheed Martin, que permanecen en sitios invariables sobre el planeta a más de 35.400 kilómetros.

Los expertos consideran que, si el avión de la aerolínea malasia fue alcanzado por un misil tierra-aire, es posible que el disparo y muy probable la explosión hayan sido captados por los satélites de vigilancia estadounidenses.

Ellison explicó al portal Space.com, que el sistema tiene la precisión suficiente como para haber detectado desde dónde se disparó el misil y qué tipo de proyectil era.

"Cada misil tiene una estela diferente y característica", añadió, señalando que la información de los satélites espías se procesa en la Base Buckley de la Fuerza Aérea en Colorado.

También en Colorado tiene su sede la compañía Digital Globe que tiene actualmente tres satélites (QuickBird, WorldView-1 y WorldView2) que recoge y provee imágenes de alta resolución de la Tierra.

Los satélites de Digital Globe intentaron tomar imágenes el viernes del sitio donde cayó el avión malasio el jueves, pero las nubes impidieron la visión.

Paralelamente, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su homólogo estadounidense, John Kerry, coincidieron hoy en la necesidad de que todas las pruebas relacionadas con el desastre del avión malasio en Ucrania sean puestas a disposición de una investigación internacional.

En una conversación telefónica, los ministros "consideraron imprescindible garantizar una investigación internacional absolutamente sin trabas, independiente y abierta de la catástrofe del avión malasio", señaló un comunicado de la Cancillería rusa.

También acordaron que "todas las pruebas, incluidas las cajas negras, deben ser proporcionadas para su estudio en el marco de la investigación internacional, y que en el terreno se deben garantizar todas las condiciones necesarias para el acceso de los expertos".