El Consejo de Estado griego ordena la inmediata reapertura de la radio televisión pública

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Varapalo contra Antonis Samaras. El Consejo de Estado griego falló de forma cautelar a favor del comité de empresa de la radiotelevisión pública y exigió la inmediata reapertura de la ERT, cerrada sin previo aviso hace una semana por el primer ministro. El máximo órgano administrativo del país ordena en consecuencia reanudar la señal y mantener la actual estructura y tamaño de la ERT hasta que nazca el nuevo ente.

La clausura exprés de la radiotelevisión y el despido de sus 2.700 trabajadores ha abierto una enorme brecha en la coalición que gobierna Grecia desde las elecciones de hace un año. Tanto los socialistas del Pasok como Izquierda Democrática (Dimar) se muestran contrarios a la suspensión del servicio público y acusan a Samaras de haber actuado de manera unilateral.

Precisamente, el fallo del Consejo de Estado se conoció durante la reunión que los líderes de los tres partidos mantenían para superar sus diferencias y consensuar el nuevo modelo de ente público que el primer ministro quiere poner en marcha a finales de agosto con una tercera parte de la plantilla y del prespupuesto (cin millones de euros). Ante la falta de sintonia, el conservador Samaras, el socialista Evangelos Venizelos y el izquierdista Fotis Kuvelis acordaron volver a verse el miércoles.

Con todo, las reacciones de los tres líderes políticos al fallo del Consejo muestra a las claras el abismo que aún los separa. Mientras que Kuvelis consideró que las decisión judical "pone en duda el cierre de ERT", fuentes cercanas a Samaras insistieron que para el primer ministro el ente "ha dejado de exitir".

Y es que la crisis de la radiotelevisión pública ha puesto de manifiesto el difícil equilibrio dentro de una coalición negociada contra reloj para acabar con la crisis política que había obligado a los griegos a acudir a las urnas dos veces en apenas seis semanas. En este sentido, Venizelos declaró que en la cita de mañana no sólo estará sobre la mesa la situación de la ERT, sino que se discutirará sobre la "actualización del tratado de coalición", una "remodelación de Gobierno y una mejora de la coordinación del Ejecutivo", informa Efe. Mientras, en opinión del líder de Dimar, "el caso de ERT ha mostrado que el primer ministro no tiene derecho a actuar de modo unilateral y sin respetar a sus socios".

Mientras, como cada vez que está en peligro la estabilidad del Gobierno y se vislumbra la posibilidad de unas elecciones anticipadas, el líder de la oposición, el izquierdistas Alexis Tsipras, agita a los suyos. Anoche, en un mitin frente al Parlamento, en la plaza Syntagma de Atenas, el líder de Syriza anticipó la caída del Gobierno: "¡Buenas noches, señor Samarás! Llegue o no esta noche [por anoche] a un acuerdo, su Gobierno está acabado".

Desde Bruselas, en cambio, no se oculta el temor a que la disputa por la ERT acabe con la estabilidad política que tanto le ha costado tener al país mediterráneo. Sin evitar la crudeza, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, el finlandés Olli Rehn, aseguró ayer que "lo último que Grecia necesita es otra crisis". De hecho los tres partidos del Gobierno de unidad nacional están condenados a entenderse. Aunque las encuestas predicen que ND volvería a ganar las elecciones, Samaras sabe que le será imposible encontrar aliados que suscriban la política de recortes exigida por la troika a cambio del rescate financiero. Mientras, tanto Venizelos como Kuvelis saben que una nueva cita con las urnas sería para ambos una gillotina que acabaría de manera fulminantes con sus respectivas carreras política. Mañana continúa el tira y afloja.