Italia endurece su política para expulsar a inmigrantes sin derecho a asilo

Los migrantes que lleguen de países considerados “seguros” serán devueltos. En la lista están Argelia, Marruecos, Túnez, Albania, Bosnia, Cabo Verde, Ghana, Kosovo, Macedonia, Montenegro, Senegal, Serbia y Ucrania

Los migrantes que lleguen de países considerados “seguros” serán devueltos. En la lista están Argelia, Marruecos, Túnez, Albania, Bosnia, Cabo Verde, Ghana, Kosovo, Macedonia, Montenegro, Senegal, Serbia y Ucrania

El Gobierno italiano ha anunciado un endurecimiento de las concesiones de asilo para los inmigrantes que procedan de 13 países considerados “seguros”, en concreto para quienes lleguen a Italia procedentes de Argelia, Marruecos, Túnez, Albania, Bosnia, Cabo Verde, Ghana, Kosovo, Macedonia, Montenegro, Senegal, Serbia y Ucrania, imforma Europa Press.

Estos 13 países representan una tercera parte de las llegadas migratorias a Italia, ha explicado el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio, en una comparecencia junto al titular de Justicia, Alfredo Bonafede, en la que ambos han dado los detalle de este nuevo decreto.

Según Bonafede, con los cambios “la carga de la prueba” pasa a estar en los solicitantes de asilo de esos países, que deberán demostrar la necesidad de recibir protección especial. Así, serán repatriados si no pueden probar que corren peligro en caso de retorno a sus respectivos lugares de origen.

Di Maio ha apuntado que esta reforma acelerará el tiempo en que quedarán resueltas las solicitudes de asilo, “de unos dos años a cuatro meses”. El jefe de la diplomacia ha considerado que se trata de un “primer paso” al que seguirán más deportaciones y que es posible gracias a nuevos acuerdos políticos.

“Hoy firmamos el decreto que nos permite analizar, en cuatro meses y no en dos años como hasta ahora, si un migrante puede estar en Italia”, anunció Di Maio en el Palacio de la Farnesina, sede de la Cancillería italiana, en Roma.

“Presentamos un decreto que no grita sino que hace”, agregó el líder del Movimiento Cinco Estrellas, en lo que pareció una crítica a su ex socio político Matteo Salvini, emblema de las posturas xenófobas y anti inmigración en el país.

Este decreto llega unos días después de que Italia llegara a un pacto con Francia y Alemania para reubicar de forma automática a los inmigrantes que lleguen a sus costas. EUROPA PRESS