El presidente de Austria encarga formar Gobierno a Sebastian Kurz

El líder conservador inicia los contactos para pactar una coalición que tendrá como prioridades la desacelaración económica, la inmigración y el cambio climático

El líder conservador inicia los contactos para pactar una coalición que tendrá como prioridades desacelaración económica, la inmigración y el cambio climático

Una semana después de celebrarse las elecciones legislativa en Austria, este lunes se dieron los primeros pasos para formar el futuro Gobierno. El presidente federal, Alexander van der Bellen, encargó al líder conservador y ganador de los comicios, Sebastian Kurz, iniciar los contactos para formar Gobierno tras reunirse con él en el Palacio de Belvedere durante una hora, según informa el diario austriaco “Die Presse”.

“Le encomiendo a usted, Kurz, como presidente del partido con más representación, que presente propuestas para la formación del nuevo Gobierno fedeal”, aseguró van der Bellen.

El Partido Popular Austriaco (ÖVP) se impuso con claridad en las legislativas anticipadas con un 37% de los votos, por delante del 22% recabado por el Partido Socialdemócrata de Austria (SPÖ), el 16,17% del ultraderechista Partido Liberal (FPÖ), y el 13,8% de Los Verdes (que lograron así su máximo histórico). Por detrás quedó el liberal NEOS, con el 7,8%.

Con solo 71 diputados en un Parlamento donde la mayoría absoluta está en 92, Kurz se dispone a buscar socios de coalición después de que su alianza con los ultras del FPÖ cayera el pasado mes de mayo a consecuencia del “Ibiza gate”. El escándalo salpico al entonces vicecanciller y líder ultra, Hans Christian Strache, al que se veía en un vídeo grabado con cámara oculta ofrecer contratos públicos a la supuesta hija de un oligarca ruso a cambio de financiación para su partido.

“El gran objetivo de estas conversaciones es formar un Gobierno con capacidad de actuar y estable, que tenga la fuerza de estar preparado para los desafíos que se avecinan”, adelantó Kurz. Entre esos desafíos, el futuro canciller destacó la desaceleración económica que se vislumbra en el horizonte, la inmigración y el cambio climático.

Ante sí, Kurz puede reeditar la coalición con los ultras, ahora liderados por Norbert Hofer, o girar a la izquierda y sellar una alianza con verdes y liberales. La tercera opción, la Gran Coalición con los socialdemócratas, que gobernó por última vez entre 2007 y 2017, parece la más improbable, en opinión de los analistas austriacos. Dentro del SPÖ, muchos dirigentes no están dispuestos a compartir el poder con el responsable de cortocircuitar la última coalición justificando su “parálisis”.

Con todo, Kurz ya advirtió de que las negociaciones pueden durar “semanas o meses”. La coalición entre el ÖVP y el FPÖ en 2017 requirió tres meses de duras negociaciones que concluyeron con la cesión a los populistas de las sensibles carteras de Interior, Defensa y Exteriores.