Elecciones anticipadas en el Ulster por la crisis política

La RazónLa Razón

Irlanda del Norte atraviesa una gran crisis política que llevó ayer a la convocatoria de elecciones anticipadas para el próximo 2 de marzo. «Propongo un borrador de orden del consejo que se presente rápidamente para convocar elecciones para el jueves 2 de marzo y disolver la Asamblea desde el 26 de enero», anunció ayer el ministro para Irlanda del Norte del Gobierno británico, James Brokenshire, en rueda de prensa.

Los comicios tendrán lugar después de que el viceministro principal norirlandés, el católico Martin McGuinness, dimitiera la semana pasada en protesta por la gestión de un supuesto caso de corrupción en la política de energías alternativas del Ejecutivo de la provincia, donde hasta ayer existía un Gobierno de coalición entre católicos y protestantes.

Según McGuinnes, la ministra principal norirlandesa y líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), Arlene Foster, se negó a investigar el funcionamiento del llamado «Plan de Incentivos para el Calor Renovable» (RHI), que ella misma introdujo en 2012 cuando era titular de Empresas, Comercio e Inversión. El Sinn Fein pidió en diciembre la dimisión temporal de Foster para aclarar este asunto, pero la dirigente protestante se negó provocando una crisis entre ambas formaciones. Ante la falta de un acuerdo entre los partidos, el ministro británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, tuvo que convocar ayer los comicios pese a que Downing Street los quería eludir para evitar añadir inestabilidad a la ya creada por las negociaciones del Brexit, que arrancan a finales de marzo. El ministro reconoce que es «inevitable» que haya un debate político «intenso» durante la campaña, pero pide vehemente a los partidos políticos implicados que actúen pensando en el futuro de Irlanda del Norte y en «la formación de un gobierno de asociación tan pronto como sea posible» tras la votación.

En su intervención, Brokenshire subrayó que las elecciones de Irlanda del Norte no afectan al calendario para la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa que abre el camino a la salida efectiva de Reino Unido de la UE, el Brexit.

Algunos analistas pronostican un trasvase de votos del DUP al más radical Partido Unionista del Ulster (UUP), con lo que el Sinn Fein podría convertirse por primera vez desde el inicio del proceso de paz en el principal partido de Irlanda del Norte y podría colocar a uno de sus dirigentes al frente del Gobierno tras un largo proceso de negociación para la formación de un ejecutivo. En cualquier caso, nadie imagina una vuelta al conflicto armado.