Erdogan acusa a Tel Aviv de estar detrás del golpe de Estado

La Razón
La RazónLa Razón

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó ayer a Israel de estar detrás del golpe de Estado que el 3 de julio derrocó al presidente Mohamed Mursi. «Detrás del golpe en Egipto está Israel. Disponemos de documentos», aseguró ayer el «premier», aunque sin detallar la naturaleza de esa supuesta documentación. Turquía siempre ha mantenido una actitud muy crítica con las autoridades egipcias desde que los militares destituyesen al presidente islamista. Sin ir más lejos, el sábado Erdogan llegó a comparar al general Abdel Fatah al Sisi, jefe del Ejército y actual ministro de Defensa egipcio, con el presidente sirio. «Ya sea Bachar al Asad o Abdel Fatah al Sisi, entre estos dos no hay diferencia», señaló. Volviendo a la acusación israelí, ayer el primer ministro turco reconoció ante los líderes provinciales del gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP) que todo se gestó en 2011 durante un encuentro entre el filósofo francés Bernard-Henri Levy y la actual ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni. Según indicaron algunas fuentes a la agencia AP, el mandatario turco podría estar haciendo referencia a un vídeo «disponible en internet» en el que Levy y Livni dijeron que «los Hermanos Musulmanes no estarían en el poder aunque ganasen las elecciones» porque «la democracia no son las urnas». El Gobierno de Israel no ha querido dar respuesta a tales acusaciones y un portavoz del Ministerio de Exteriores israelí aseguró a la agencia Efe que «ni tan siquiera vale la pena responder a ese comentario, está por debajo de merecer una respuesta». Sobre la crisis egipcia, Israel ha asegurado a sus socios en Europa y Estados Unidos que sólo el Ejército de Egipto puede estabilizar al país, a pesar de que los militares han matado a más de mil personas en la última semana. Desde Washington sí se hicieron ayer públicas las críticas a las polémicas acusaciones del primer ministro turco.

«Condenamos enérgicamente las declaraciones de Erdogan que sugieren que Israel es, de alguna manera, responsable de lo que ha ocurrido en Egipto. Son ofensivas, no tienen fundamento y son erróneas», declaró el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.