Mundo

Escocia prepara ya un segundo referéndum de independencia para 2020

Nicola Sturgeon, primera ministra escocesa y líder del SNP, pedirá permiso a Londres antes de fin de año. Se niega a que Escocia abandone la UE

Publicidad

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, anunció este martes que, antes de que finalice este año, exigirá al Gobierno central la transferencia a Edimburgo de los poderes necesarios para convocar un nuevo plebiscito de independencia. «Tenemos que tener un nuevo referéndum en 2020», señaló la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) durante el discurso de clausura del congreso anual que su formación celebró en Aberdeen (noreste escocés). «Mi decisión es que el referéndum se celebre el próximo año. Y nos estamos preparando. Para el año que viene, habremos completado nuestros preparativos legislativos», matizó.

Con esta frase hacía referencia a la ley de referendos que actualmente se tramita en el Parlamento escocés y que, previsiblemente, será aprobada antes de que finalice el año. Sin embargo, la norma no podría utilizarse para convocar una consulta vinculante a menos que el Ejecutivo británico acceda a traspasar los poderes, algo a lo que Londres hasta ahora se ha opuesto. Como en anteriores ocasiones, Sturgeon -enemiga acérrima de Boris Johnson- recalcó que la consulta solo se producirá con el visto bueno de la Administración central, ya que únicamente contempla un referéndum cuya legalidad esté garantizada «más allá de cualquier duda».

Publicidad

Para la ministra principal, sin embargo, una vez Edimburgo materialice la petición, el foco no debe ponerse en cuál será la respuesta del Gobierno escocés si el Ejecutivo británico, como ya ha avanzado, se niega a iniciar las conversaciones, sino en cómo puede este último «negar» a los escoceses «la capacidad de elegir su propio futuro».

Publicidad

Durante su intervención, Sturgeon fue sumamente crítica con el primer ministro británico, Boris Johnson, y una vez más, abogó por celebrar elecciones generales anticipadas para desbloquear la crisis del Brexit, ya que, aunque finalmente se cierre un acuerdo con Bruselas, no hay garantías de que luego pueda ser ratificado en Westminster. «Lo más probable es que ningún partido consiga mayoría. El SNP nunca va a poner a los ‘‘tories’’ en el poder. Y a las demás formaciones les digo que si no apoyan un referéndum de independencia ni se molesten en coger el teléfono para llamarnos solicitando nuestro apoyo», matizó.

En 2014, Escocia celebró un histórico referéndum donde el «no» a la independencia se impuso con el 55,3% de los votos, frente al 44,7% de los partidarios de la secesión. El SNP aseguró que aquel voto era «único» en una generación. Sin embargo, tras el triunfo del Brexit en el referéndum de 2016 –donde la gran mayoría de los escoceses abogaron por seguir siendo parte de la UE–, Sturgeon consideró que tenía legitimidad para sacar de nuevo las urnas.

A principios de 2017, la ministra principal escocesa ya anunció la votación de otro plebiscito para el otoño de ese año o la primavera de 2019. Aunque el Parlamento de Edimburgo –donde el SNP cuenta con mayoría– respaldó su propuesta con el apoyo de los Verdes, la entonces «premier» Theresa May rechazó cualquier tipo de diálogo al respecto hasta que no se cerrara el proceso del Brexit.

Publicidad

Tras el varapalo para el SNP en las generales de 2017 –donde perdió 21 escaños, quedándose con 35 asientos– y el triunfo «tory» al norte de la frontera, los planes separatistas se fueron al traste. Pero ahora de nuevo Sturgeon vuelve a plantear el órdago al Gobierno central. De hecho, centró su intervención en el rechazo a la salida de la UE y la defensa del plebiscito como consecuencia. Sturgeon se comprometió además a impulsar la independencia para convertir a Escocia en un «puente» entre Londres y los Veintisiete una vez se produzca la salida británica. «Estaremos en el mercado único de la UE y también seremos el vecino más cercano a nuestros amigos del resto de Reino Unido, un puente entre la UE y Reino Unido, que hará de nuestro país un imán de la inversión global», indicó.

Por otro lado, al finalizar su discurso, la líder independentista también tuvo palabras para los políticos catalanes del procés y su sentencia a penas de prisión: «Los políticos y activistas de Cataluña condenados a prisión por un tribunal español son activistas pacíficos por el derecho a la autodeterminación. Al igual que nosotros. Les envío nuestro apoyo y solidaridad», recalcó.