España participa con 50 instructores

El apoyo logístico a Francia se limita al uso del espacio aéreo, las bases y a un avión de transporte n No se mandarán tropas a luchar

MADRID- España participará en la misión de entrenamiento de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali) con 50 instructores. Es a lo que se había comprometido con anterioridad el Gobierno de Mariano Rajoy y que finalmente ayer se oficializó en la reunión extraordinaria de los ministros de Asuntos de Exteriores de la Unión Europea (UE), tal y como confirmó el propio ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo. En ningún caso, volvió a repetir, se mandarían al país africano fuerzas españolas para participar en acciones de combate. Algo, esto último, que reiteró ayer el ministro de Defensa, Pedro Morenés, durante el encuentro que mantuvo con su homólogo polaco en Cracovia.

El Ejecutivo ya anunció hace varios días que apoya políticamente la intervención francesa en Mali y que no tendrá ningún problema en hacerlo logísticamente. Por este motivo, esta misma semana, como confirmó el ministro de Defensa, autorizó a los aviones aliados a abastecerse y sobrevolar el espacio aéreo español (en el caso de que vayan armados se limita este uso a las aguas territoriales), además de a utilizar las bases aéreas de nuestro país en caso de que las aeronaves aliadas así lo requieran, algo habitual entre los países aliados. Junto a todo esto, España ha ofrecido, como parte de este apoyo logístico a la intervención de Francia, un avión de transporte que, según fuentes consultadas, será con toda probabilidad un «Hércules C-130», con mayor tamaño y autonomía que los «Casa C-295», el otro modelo que se barajaba enviar.

Su función será la de llevar a cabo misiones estratégicas. Concretamente, tendrán que trasladar hasta Mali a las tropas de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (Cedeao) y en ningún momento tiene previsto la realización de vuelos tácticos dentro del propio país africano. En principio llevaría la tripulación básica y necesaria (pilotos, mecánicos...) y estaría destinado en la base francesa.

En lo que se refiere a los instructores, de momento, todo apunta a que los efectivos aterrizarán en Mali a mediados del próximo mes de febrero. El Ejecutivo español ha propuesto también a sus socios europeos la extensión de la otra misión de entrenamiento que la Unión tiene en Níger (EUCAP-Sahel-Níger), dirigida por un general de la Guardia Civil, algo que los países miembros tienen que estudiar.

Todos los detalles concretos y los pormenores del despliegue español en esta operación se conocerán y estudiarán en la reunión de hoy del Consejo de Ministros.