Internacional

El Kremlin se rebela contra Putin: su asesor considera “vergonzosa” la invasión a Ucrania

Andrey Kortunov rompió filas para pedir el alto al fuego de la guerra, y piensa que el líder ruso ha transformado a Rusia “en un paria en el escenario internacional”

Los expertos rusos aumentaron los temores de Putin de que Occidente está tratando de destruir Rusia, lo que llevó a desplegar sus tropas y lanzar la ofensiva
Los expertos rusos aumentaron los temores de Putin de que Occidente está tratando de destruir Rusia, lo que llevó a desplegar sus tropas y lanzar la ofensiva FOTO: Mikhail Klimentyev AP

Andrey Kortunov, alto asesor del Kremlin, rompió filas para pedir un alto al fuego en Ucrania. Una guerra que considera como “vergonzosa” para Rusia, y que ha provocado que el líder ruso, Vladimir Putin, convirtiera al país “en un paria en el escenario internacional”, según palabras del diplomático.

La cercanía de Kortunov con Putin ha coincidido con un distanciamientos de los expertos más calificados y experimentados, quienes en condiciones normales, nombrarían al hombre fuerte ruso. Los siloviki, políticos que luchan por el resurgimiento de un estado ruso fuerte, han aumentado los temores de Putin de que Occidente está tratando de destruir Rusia, según palabras del alto asesor, lo que llevó a desplegar sus tropas y lanzar la ofensiva, tal y como recogen diferentes medios británicos .

Pero afirma que el precio está siendo “sustancial”, así como la situación se está yendo de las manos. “Muchos de nosotros estamos abatidos, y otros tantos deberían estarlo. La gente está siendo asesinada”, reveló, en declaraciones a Sky News.

En el mundo, muchas personas están condenando la agresión. No solo instituciones o gobiernos, sino también civiles. Manifestaciones en Madrid, Londres o Praga, entre otras ciudades y lugares, han sido convocadas en los últimos días y miles de personas llenan las calles al grito de “No a la guerra”. Inclusive en Rusia, donde el gobierno prohibió las protestas y ha detenido a más de 6.000 personas en la última semana.

También científicos y periodistas rusos, así como personas cercanas al Kremlin, han condenado la acción militar, arriesgándose a recibir multas o incluso penas de prisión. Cualquier crítica pública al estado ruso puede dar lugar a multas de hasta 6.200 y meses de cárcel, según las leyes introducidas en 2012. Pese a ello, estas personalidades afirmaron que “no había justificación racional para esta guerra” y advirtieron que el país estaba “condenado al aislamiento”.

El líder opositor, Alexei Navalni, convocó protestas en todo el país y en el extranjero para señalar que no todos los rusos apoyan a la guerra y muestran solidaridad con las miles de personas detenidas en las protestas contra la guerra. “Si para parar la guerra tenemos que llenar prisiones, que así sea”, dijo en un comunicado difundido en Twitter. Navalni dijo que Rusia “no es Putiny que el país quiere ser “una nación de paz”.

“Al menos no nos convirtamos en una nación de gente asustada y silenciosa. De cobardes que pretenden no darse cuenta de la guerra agresiva contra Ucrania desatada por nuestro zar obviamente loco”, dijo Navalni.

Mientras tanto, Rusia y Ucrania tratan de negociar el alto al fuego. La segunda ronda de las negociaciones entre las delegaciones rusa y ucraniana en territorio bielorruso sobre un posible alto el fuego en Ucrania se celebrarán mañana, jueves, dijo hoy el jefe negociador ruso, Vladímir Medinski. “Les esperamos mañana, ya están de camino”, dijo a la televisión pública rusa Medinski desde la región bielorrusa de Brest, en la frontera con Polonia y Ucrania, que acogerá la sede del segundo encuentro entre Moscú y Kiev.

María Zajárova, portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, afirmó que el país no tiene “bajo ningún concepto” la intención de apretar “el botón rojo nuclear”, pese a que el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, ha matizado que una tercera guerra mundial sería “nuclear y devastadora”. Lavrov hizo hincapié, por su parte, en que el estatus de la península de Crimea no se puede negociar. “Crimea es parte de Rusia y no es negociable”, ha insistido en relación con el territorio anexionado en 2014 tras la celebración de un referéndum que no cuenta con el reconocimiento de la comunidad internacional.

Al menos 351 civiles ucranianos han muerto y 707 han resultado heridos como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania desde el principio de la invasión, según el último balance actualizado del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, publicado este sábado.