García-Margallo: «La condena de Leopoldo López cuestiona el Estado de Derecho y la separación de poderes»

José Manuel García-Margallo / Ministro de Asuntos Exteriores de España

–¿Ha fulminado el presidente Nicolás Maduro la división de poderes en Venezuela?

–La ratificación de la condena de Leopoldo López cuestiona enormemente el Estado de Derecho en Venezuela y por lo tanto la división de poderes. El Poder Judicial está absolutamente al servicio del régimen del presidente Maduro y esto es un problema muy serio. En la situación actual han confluido tres factores. El primero es el fallo de la sala de Apelación confirmando la prisión de Leopoldo López, que no deja de ser un preso político condenado exclusivamente por mantener declaraciones o posiciones normales en un Estado democrático. La segunda es la convocatoria por parte de la oposición de una marcha sobre Caracas el 1 de septiembre para pedir el revocatorio. Y la tercera es la decisión de muchos países de Mercosur de que Venezuela no puede ocupar la secretaría rotatoria de esta organización. Tres factores que señalan las dificultades por las que está pasando el pueblo venezolano.

–¿Está utilizando el régimen chavista al opositor venezolano Leopoldo López como moneda de cambio contra la mayoría opositora en la Asamblea Nacional?

–Lo que ocurre es que se está intentando condicionar el comportamiento de la MUD y eso es grave en cualquier país del mundo que pretende tener un Estado de Derecho. El presidente Maduro debería reestablecer los puentes con la oposición y abrir cauces de diálogo, porque esa es la única salida que tiene Venezuela en este momento. Cualquier otra, dinamitar los puentes, es llevar a Venezuela a un conflicto extraordinariamente complejo. Es muy peligroso el seguir sesgando un diálogo pacífico con la MUD. La única salida es una reconciliación nacional a través del diálogo y eso exige la liberación de los presos políticos y ésa es la condición para aliviar la penuria que atraviesan los venezolanos.

–¿La apertura de la frontera con Colombia rebajará la presión social contra Maduro?

–Eso es un detalle menor. En Venezuela escasean los bienes más elementales. La apertura de la frontera es un paso en la buena dirección, pero no resolverá los problemas de fondo que tiene el régimen venezolano.

–¿Es suficiente el trabajo que está haciendo la comunidad internacional y en especial España en la lucha por la reinstauración de la democracia en Venezuela?

–Ha habido declaraciones de la OEA, de quince países de la comunidad suramericana y yo he pedido a la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini, que en la próxima reunión del Consejo de Exteriores se vuelva a estudiar la situación de Venezuela, que a mi juicio es absolutamente explosiva. Maduro debe escuchar a la comunidad internacional y a su propio pueblo para atender sus necesidades.

–¿Dificulta el trabajo de los mediadores y asesores españoles el hecho de que partidos como Podemos no admitan que hay presos políticos en Venezuela?

–Los tres grandes partidos de España (PP, PSOE y Ciudadanos) coincidimos en el diagnóstico y en el apoyo al pueblo venezolano. Los tres estamos haciendo todo lo posible para liberar del sufrimiento a este pueblo.