Hamburgo estrena la polémica sede de su Filarmónica, el proyecto cultural más caro de Alemania

El edificio, un prodigio arquitectónico y acústico, se presupuestó en 2002 en 77 millones y ha acabado 15 años después con un coste de 789

La “Elbphilharmonie” de Hamburgo, que hoy ha abierto sus puertas al público.
La “Elbphilharmonie” de Hamburgo, que hoy ha abierto sus puertas al público.

El edificio, un prodigio arquitectónico y acústico, se presupuestó en 2002 en 77 millones y ha acabado 15 años después con un coste de 789

Hamburgo estrenó hoy la Filarmónica del Elba, el proyecto cultural más caro de Alemania, cuya ejecución ha durado más de una década, marcada por retrasos y sobrecostes, hasta erigirse en un prodigio arquitectónico y acústico, la nueva joya de esa ciudad alemana.

“Hoy inauguramos una casa que ha sido, a la vez, sueño y pesadilla, desastre y maravilla”, afirmó el presidente del país Joachim Gauck, en su discurso inaugural, en presencia de la plana mayor de la política alemana, como la canciller Angela Merkel.

El jefe del Estado aludió así a los que durante años fue el debate persistente en torno a un proyecto tachado de gigantomaníaco, envuelto en demoras, para advertir a continuación de que, cuando hay dinero del contribuyente, conviene “calcular mejor sus riesgos”.

El resultado es una Filarmónica que será “señal de identidad para Hamburgo y para Alemania”, dijo, surgida del talento visionario de dos arquitectos -los suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron- y el prodigioso talento para la acústica del japonés Yasuhisa Toyota.

La Filarmónica del Elba está destinada a trasladar al visitante “la fuerza aunadora de la música”, dijo Gauck, cuyo discurso siguió al del alcalde Olaf Scholz, asimismo alusivo a los obstáculos que sorteó un proyecto que, por momentos, pareció abocado al naufragio.

El edificio, como la propia historia de esta Filarmónica, “se sitúa en los límites de lo posible”, apuntó el socialdemócrata Scholz, en el cargo desde 2011 y, por tanto, encargado de llevar a buen puerto algo que nació en 2002 con un presupuesto de 77 millones de euros y que ha acabado costando 789 millones de euros.

El concierto inaugural en su auditorio principal, con 2.100 butacas, llegó con siete años de retraso sobre lo previsto, lo que de todos modos es para el alcalde “un éxito”, dado que llegó a temerse por su ejecución.

Las obras llegaron a quedar paralizadas durante año y medio, desde finales de 2011 a 2013 y el gobierno de la ciudad-estado llevó a su constructora -Hochtief- a tribunales, hasta que en julio de 2012 se dirimió con un acuerdo el litigio.

Muchos hamburgueses tomaron ya posesión de su Filarmónica antes de la inauguración oficial de este miércoles, desde que el pasado noviembre quedó abierta la llamada plaza pública, la terraza del edificio, de 37 metros de altura.

La Filarmónica es, en realidad, una recreación en forma de ola encrespada, que Herzog y de Meuron levantaron sobre lo que había sido un antiguo depósito portuario y a la que, además de dos auditorios, aloja un hotel de lujo, apartamentos y restaurantes.

La inauguración de esos espacios públicos fue una antesala del concierto de hoy, dirigido por Thomas Hengelbrock, que arrancó con la apertura del “Prometeo” de Ludwig van Beethoven y que incluía el estreno de una pieza del compositor contemporáneo Wolfgang Rihm.

Conseguir entradas no ya para los tres días inaugurales -de hoy al viernes-, sino para toda su primera temporada, es tarea compleja, ya que las localidades de todos sus conciertos están agotadas, explicó su director general, Christoph Lieben-Seutter, para advertir de posibles fraudes en las ofertas que circulan por internet.

“La Filarmónica da la bienvenida a todo aquel que se acerque a Hamburgo”, insistía su alcalde, pese a que no hay localidades adquiribles para ningún concierto.