Política

Holanda quiere repatriar primero a las víctimas y después ir a la justicia

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, aseguró hoy al Parlamento de su país que la prioridad es repatriar a las víctimas neerlandesas y luego llevar ante la justicia a los responsables del ataque contra el avión comercial malasio en Ucrania oriental.

"Queremos a nuestra gente de regreso a casa", afirmó Rutte ante la comisión de Asuntos Exteriores, en la que los diputados subrayaron la tristeza y la rabia que sienten ante el desastre que alguno de ellos como Sjoerd Wiemer Sjoerdsma (D66) calificó de "crimen de guerra".

Un cauto Rutte subrayó que "la prioridad es repatriar a Holanda y tan pronto como nos sea posible los cadáveres"de los 193 nacionales muertos en el incidente, "antes de apuntar a los responsables".

Estados Unidos ha indicado que dispone de pruebas que apuntan a que un misil tierra-aire fue disparado el jueves desde el territorio ucraniano ocupado por los separatistas.

Rutte admitió ante los parlamentarios que la situación en Ucrania oriental cambia cada minuto "y aún no hay pruebas suficientes", pero también aseguró que los servicios de inteligencia del país tienen "fuertes evidencias"sobre las circunstancias en las que se produjo el incidente que hace cuatro días costó la vida a 298 personas.

"No hay una autoridad estatal efectiva en la zona y hay varios grupos criminales", dijo Rutte a los parlamentarios, al tiempo que les recordó que el hecho de que observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) fueran secuestrados hace algunas semanas muestra la peligrosidad de la zona.

El diputado Gert-Jan Segers, de la Unión Cristiana, planteó al Gobierno si la Corte Penal Internacional (CPI), el alto tribunal de la ONU con sede en La Haya, podría perseguir a los autores del ataque.

Rutte respondió que "la CPI solo actúa cuando los Estados por sí mismos no pueden o no son capaces de llevar a los ofensores ante la Justicia. Esperemos que no haya que tomar esa acción".

Les garantizó que Holanda hará todo lo posible por llevar ante la justicia a los responsables del derribo del avión y calificó de "intolerable"y "terrible"el tratamiento dado a los restos de las víctimas, así como la "actitud de los grupos armados en la región".

El diputado Johannes ten Broeke, del Partido Liberal (VVD), consideró que "lo sucedido es una tragedia nacional para Holanda"y señaló que un familiar suyo iba en el avión siniestrado.

La presidenta de esa comisión parlamentaria, Angelien Eijsink, recordó que el senador Willem Witteveen falleció también en el siniestro y anunció que el Parlamento realizará una ceremonia de conmemoración por las víctimas próximamente.

Rutte respondió a las preguntas de los parlamentarios con los ministros de Justicia, Ivo Opstelten, y del Interior, Ronald Plasterk, que han integrado el gabinete de crisis ante el desastre junto al de Exteriores, Frans Timmermans.

El jefe de la diplomacia neerlandesa, que hoy dijo haber conversado y obtenido el pleno apoyo de sus homólogos de Estados Unidos y Reino Unido, está en Nueva York para asistir al consejo de seguridad de la ONU que a partir de las 19.00 GMT votará una resolución de condena del ataque.

Timmermans indicó que Holanda se esfuerza "por garantizar que la comunidad mundial apoye una investigación internacional completa e independiente, así podremos determinar exactamente lo que pasó y los responsables tendrán que rendir cuentas".

"En estos difíciles momentos para nuestro país, no estamos solos, nuestros amigos están a nuestro lado. No descansaremos hasta que se haga justicia", enfatizó Timmermans.

Mientras tanto, en Ucrania oriental se han encontrado ya 282 cadáveres de las víctimas, que se han ubicado a cinco vagones frigoríficos, según Alexandr Borodái, dirigente separatista y primer ministro de la autoproclamada república popular de Donetsk.

Rutte señaló no disponer de información sobre cuántas víctimas holandesas están en esos trenes refrigerados, pero indicó que "al menos están en una zona controlada por Ucrania".

Los tres forenses holandeses enviados a la región están ya en la localidad de Torez, en la región ucraniana de Donetsk, y abrieron los vagones para examinar los cuerpos en presencia de la misión de la OSCE en Ucrania encabezada por el suizo Alex Hug.

Muchos holandeses siguen acudiendo este lunes a una zona de la terminal 3 del aeropuerto de Amsterdam-Schipol, de donde partió el vuelo MH17, para colocar flores y velas en homenaje a las víctimas, y plasmar su firma en el libro de condolencias.

Por la tarde, los reyes Guillermo-Alejandro y Máxima de Holanda, junto a Rutte y el resto del Gobierno, celebrarán en Utrecht una ceremonia junto a las familias de las víctimas para rendirles homenaje.