Política

Insulza celebra el traslado de reos de Guantánamo a Uruguay y pide a la región seguir su ejemplo

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, celebró hoy el traslado a Uruguay de seis presos de Guantánamo (Cuba) y confió en que abra paso a “contribuciones similares de países del hemisferio” para lograr el cierre de la prisión.

En un comunicado, Insulza valoró “la iniciativa y la voluntad política tanto del Presidente José Mujica como del Presidente electo Tabaré Vázquez por haber hecho realidad este gesto generoso que contribuye a la solución de un problema de derechos humanos en nuestro hemisferio”.

Mujica cumplió hoy con su compromiso de acoger en el país, en calidad de refugiados, a seis reclusos de la cárcel estadounidense de Guantánamo (Cuba), que llegaron esta madrugada a Montevideo como parte del programa del cierre del penal adoptado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

A finales de septiembre, Insulza emitió un comunicado en el que instaba a los países del continente a “recibir a personas actualmente recluidas en Guantánamo”, para facilitar el cierre de esa instalación en la que decenas de presos han permanecido retenidas durante años sin cargos.

En su comunicado de hoy, el titular de la OEA reiteró ese llamamiento a otros países del continente a “contribuir en la medida de sus posibilidades, y respetando sus legislaciones nacionales, a crear las condiciones necesarias para el cierre de Guantánamo”.

Esa acción permitiría a la vez “concretar un gesto de solidaridad con personas que han sido declaradas inocentes en los juicios a que se vieron enfrentados”.

“Ojalá este paso de Uruguay abra paso a contribuciones similares de países del hemisferio”, indicó Insulza.

El jefe de la organización recordó que esa petición coincide con “la línea manifestada por nuestra Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en repetidas oportunidades ha llamado al cierre de dicho campo de detención”, y se refiere a los presos que según el Gobierno de Estados Unidos “no suponen un riesgo para ningún país”.

Estados Unidos ha contactado a países de todo el mundo, incluidos Chile y Perú en el continente americano, para que consideren acoger a presos de Guantánamo, que después de la transferencia a Uruguay queda con 136 reos en el penal.

De ellos, 67 ya tienen aprobación para ser transferidos, otros 59 están atravesando una revisión para determinar si pueden ser liberados y únicamente 10 enfrentan cargos, han sido acusados formalmente o están cumpliendo sentencias.

Los seis reclusos trasladados a Uruguay, contra los que nunca se presentaron cargos, son considerados de bajo riesgo por el país norteamericano y su transferencia había sido autorizada al menos desde 2009.