Política

Israel califica de «farsa» la decisión de la ONU de investigar la ofensiva en Gaza

Un miembro de la Cruz Roja mira las casas destruidas en Gaza
Un miembro de la Cruz Roja mira las casas destruidas en Gaza

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha aprobado una condena a Israel por su ofensiva sobre Gaza y crea una comisión para investigar los crímenes y violaciones que se hayan podido cometer. Israel, por su parte, califica de "farsa"la decisión.

Mientras el gabinete de seguridad de Israel estaba reunido anoche y aviones de la Fuerza Aérea lanzaban un duro ataque contra posiciones de Hamas al norte de Gaza, el jefe máximo del movimiento islamista, Jaled Meshal, aclaraba que «no aceptaremos jamás el desarme y la resistencia no se doblegará». El discurso de Mashal era esperado tras una jornada de intensos contactos diplomáticos en Jerusalén, con la llegada del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon. «Se están avanzando algunos pasos, pero queda aún mucho trabajo por hacer», dijo al aterrizar el jefe de la diplomacia estadounidense. Pero por la noche, el líder de Hamas aclaró que el «trabajo» pendiente es aún muy arduo

El jefe del Departamento Político de Hamas declaró que su organización no acepta «un alto el fuego resultado de una negociación» y que seguirá negándose a dicha fórmula. Comentó que podría aceptar un «alto el fuego humanitario», pero no entró en detalles al respecto . Un alto oficial israelí comentó a LA RAZÓN que la última vez que Israel aceptó una petición de «tregua humanitaria» que le había solicitado la Cruz Roja Internacional a iniciativa de Hamas, supuestamente para evacuar heridos en zonas bombardeadas, «aprovecharon ese tiempo para trasladar más hombres y armas, no para llevar a nadie al hospital».

Meshal dijo ayer que «le consta» que «se habla» del desarme de Hamas, aclarando que eso «no sucederá nunca». También aclaró que eso podría darse si se cumplen dos condiciones, «el fin de la ocupación y el desarme de Israel». Cabe recordar que para Hamas, los «territorios ocupados» no son sólo la zona en disputa conquistada en 1967 (Cisjordania), sino también el territorio soberano del Estado de Israel.

Mientras Meshal hablaba desde Qatar, en Jerusalén se reunía el gabinete de seguridad israelí para analizar los próximos pasos a dar. «El operativo continuará hasta que se cumplan los objetivos», declaró el ministro de Defensa, Moshe Yaalon. El portavoz militar aclaraba que la meta ya no es «sólo los túneles». Israel parece decidido a asestar un duro golpe a Hamas, más de lo logrado hasta ahora. Pero en eso puede incidir también, sin duda, las crecientes presiones diplomáticas para lograr un alto el fuego.

Una derivada del conflicto que complica la situación para Israel es la suspensión de vuelos al país por parte de varias aerolíneas estadounidenses y europeas, que reaccionaron de ese modo al impacto de un cohete disparado por Hamas desde Gaza en la localidad de Yehud, aledaña al aeropuerto internacional Ben Gurión, el pasado martes. Al abrirse ayer intenso fuego de cohetes desde la Franja hacia Israel, analistas de seguridad estimaron que el Movimiento de Resistencia Islámica quiere lograr nuevos «éxitos» en sus disparos a fin de paralizar el tráfico aéreo israelí por tiempo indefinido.

Ayer, Air France y dos aerolíneas alemanas, Lufthansa y Air Berlin, cancelaron más vuelos a Tel Aviv-tras el anuncio original de suspensión durante 24 horas. British Airways informó de que, por ahora, no tenía ningún plan de cancelar los vuelos a Tel Aviv. Las autoridades de aviación hebrea consideraban desviar los vuelos al aeropuerto de Ovda, aledaño a la ciudad sureña de Eilat. Finalmente, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, exhortó a John Kerry a ayudar a reanudar los vuelos comerciales de EE UU a Israel.

Tel Aviv calificó de «farsa» la decisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de investigar los crímenes y violaciones del Derecho Internacional que se hayan podido cometer en su ofensiva. «La decisión del Consejo es una farsa que debe ser rechazada por toda la gente decente», afirmó un comunicado de la oficina de Netanyahu. La máxima instancia de la ONU para los derechos humanos aprobó una resolución que condena a Israel por su actual ofensiva militar sobre Gaza.