MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
05:29
Actualizado

La ceguera de Salvini

El vicepresidente aísla a Italia dentro de la Unión Europea por culpa de su política obstruccionista

  • El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini / Efe
    El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

20 de agosto de 2019. 04:03h

Comentada
Domenico Fracchiolla.  20/8/2019

ETIQUETAS

Matteo Salvini decidió abruptamente poner fin al Gobierno de coalición con el M5E y pedir nuevas elecciones. Podría haberlo hecho público unos días después de Ferragosto (el puente del 15 de agosto), pero su máquina de propaganda pensó que el efecto podría beneficiarle. Además de su capacidad de manipular la agenda política, las principales dificultades políticas que el Gobierno y Salvini han enfrentado están relacionadas con la perspectiva socioeconómica. La cultura política de la Liga, enredada en la experiende Gobierno con Berlusconi, solía estar vinculada con los valores liberales y la economía de libre mercado. Por el contrario, algunas decisiones políticas y leyes aprobadas durante este primer año de Gobierno, las malas competencias y la experiencia de algunos asesores económicos cambiaron la dirección liberal de la economía italiana. En esta nueva situación, hay tres razones principales por las que Salvini decidió actuar:

1. La competencia interna entre el sector tradicional de la Liga y el grupo próximo a Salvini. La cuestión del desacuerdo es la reforma constitucional para una gran autonomía, algo que la Liga tradicional quiere a toda costa, mientras que Salvini y sus nuevos partidarios no pueden aceptar por su significado para el sur de Italia. La vieja Liga está gobernando las regiones del norte de Italia con su élite política y ha declarado que la secesión del norte de Italia es su objetivo principal. La nueva Liga está representada principalmente por Salvini y su séquito y tiene el potencial aumento de votos de los millones de italianos que van a apoyar a Salvini. Su apuesta podría ser incluso tratar de obtener la mayoría absoluta. Como dijo Roberto D’Alimonte en el «Ore Sole 24», considerando el sistema electoral, para obtener este resultado, es necesario ganar el 40% de los escaños proporcionales y el 70% del primer pase. Es por eso que Salvini está haciendo campaña en el sur. Sin embargo, es muy poco probable que gane esta apuesta. La opción más realista es aliarse con Hermanos de Italia, un partido derechista que también aumentó sus votos, gracias al «efecto Salvini».

2. Los desacuerdos con el M5S que hicieron imposible continuar con la mayoría verde amarilla. El voto parlamentario contra el Tav es una coartada. El fracaso del acuerdo sobre la reforma de la autonomía, la reforma en la reducción del número de parlamentarios y la nueva ley económica y financiera que se aprobará en octubre son el motivo de esta decisión.

Con respecto a este último punto, Salvini no puede aceptar el riesgo de perder debido a la débil perspectiva económica italiana y la necesidad de respetar las obligaciones adquiridas con la UE y los mercados internacionales. El programa económico del Gobierno implica un compromiso de gasto más deficitario sin indicar dónde encontrar el dinero necesario ni cómo cubrir financieramente la cláusula de seguridad para evitar nuevamente el aumento del IVA. Con esta crisis, Salvini volverá a jugar la retórica de culpar al ex aliado de que no está funcionando o tendrá la mejor posición de decidir por sí mismo la ley económica y financiera tras las elecciones. Eso implicaría un riesgo para el adelanto electoral y una mayor legitimidad para pedir más en la UE.

3. Los costes internacionales de la incompetente política exterior populista. La apuesta internacional de Salvini, que quiere jugar con Rusia y EE UU al mismo tiempo tratando de hacer frente a la UE, está llegando a un punto muerto. El escándalo con su hombre de confianza negociando ayuda financiera para la Liga en Rusia puede ser aún más vergonzoso. La irritación de Trump por el entendimiento italiano con China es evidente. Pero más que esto, la ceguera de la posición de la Liga en las instituciones y la política de la UE es kamikaze. Italia pertenece a la UE y es uno de los países fundadores. Con sus continuas críticas y conflictos, Salvini está aislando a Italia y esto puede tener un gran impacto en las decisiones estratégicas que tienen en cuenta el interés de Italia.

En conclusión, la diferencia entre la retórica populista y la realidad está llegando a su fin. Por ejemplo, a pesar de su actitud ante la UE en defensa de los italianos diciendo que los protege, la deuda pública italiana alcanzó el nivel récord del 132,2% del PIB. La integración monetaria de la UE dio una gran oportunidad a los gobiernos italianos para adoptar reformas estructurales sin aumentar la deuda. La elección ha sido, sin embargo, utilizar ese dinero para incrementar el gasto actual.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs