La Fiscalía saudí pide pena de muerte para cinco acusados de descuartizar a Khashoggi

En total, hay once acusados por la muerte del periodista crítico con Riad

El fiscal general de Arabia Saudí ha solicitado la pena de muerte para cinco personas que han confesado haber participado en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

El fiscal general de Arabia Saudí, Saud al Moyeb, anunció hoy que ha solicitado la pena de muerte para cinco personas que han confesado haber participado en el asesinato el pasado 2 de octubre del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

En una rueda de prensa en Riad, el fiscal afirmó que hay en total once acusados por el crimen, a la espera de más información que ha solicitado a las autoridades turcas.

En un comunicado difundido por la agencia oficial SPA, Shaalan al Shaalan, vicefiscal general y portavoz de la Fiscalía, ha asegurado que Jashogi murió asesinado con una inyección letal tras el fracaso de las "negociaciones"para tratar de convencerle de que volviera al reino, informa Ep.

Asimismo, ha asegurado que la persona que ordenó el asesinato era el jefe del equipo 'negociador' que había sido enviado para hacer regresar a Jashogi.

El portavoz de la Fiscalía ha señalado que el cuerpo del reportero fue descuartizado y que las autoridades saudíes desconocen su paradero. En cuanto a los cinco acusados para los que solicita la pena de muerte, ha explicado que son sospechosos de "ordenar y cometer"el asesinato del reportero crítico pero no los ha identificado.

También ha informado de que ha pedido a Turquía que le aporte "información y pruebas"sobre el asesinato, incluida "cualquier grabación de audio en posesión de las autoridades turcas en relación a este caso".

El vicefiscal general ha emplazado a las autoridades de Ankara a crear un "mecanismo específico de cooperación"en la investigación del asesinato para compartir los resultados de las pesquisas entre los dos países.

Shaalan ha contado que de los 21 sospechosos de este caso once han sido ya imputados y ha señalado que Arabia Saudí ha impuesto una prohibición de salida del país para Saud al Qahtani, un alto asesor del príncipe heredero cesado e investigado por su papel en el caso Jashogi, según informa Reuters.

El vicefiscal saudí ha dicho que Al Qahtani fue el responsable que reunió a los integrantes del equipo que pretendía hacer volver al reportero crítico y que les informó sobre sus actividades antes del desplazamiento del grupo a Estambul.