La identificación de los cadáveres tardará como mínimo 15 días

Con el fin de agilizar el proceso, los agentes tomaron muestras de ADN a 32 familiares.

Tanto la Policía Científica como los forenses trabajarán en los próximos días de forma incansable para identificar los cadáveres, así como los restos humanos que se recogerán en el lugar del siniestro. Una ardua labor que llevará no sólo días, sino semanas. «No es una tarea fácil. Van a tardar entre 15 y 20 días, aunque esto depende mucho de cómo estén los cuerpos», explicó ayer uno de los pioneros de la Policía Científica española, Salvador Ortega, criminólogo y criminalista. Un margen temporal en el que pesa, y mucho cómo de fragmentados estén los cuerpos. Por eso, desde la Policía Científica, el comisario San Román, de la Policía Nacional, precisó que «no se sabe cuánto se puede tardar, pero de 15 días en adelante». De hecho, en el accidente aéreo de Mali se tardaron más de tres meses.

Así, tras hacer un barrido de la zona con el fin de localizar todos los cuerpos y restos humanos, y tomar fotografías en general y en detalle, se procederá a recoger in situ todos los cadáveres. Es el primer paso para poder poner un nombre y un apellido a cada víctima. Cada detalle puede ayudar, por eso también se etiquetarán pulseras o bridas de todos los cuerpos y restos humanos.

Tras el traslado de los cadáveres se llevarán a cabo los trabajos de identificación. Para ello se pueden hacer pruebas de ADN, toma de huella dactilar y dental. Depende de cada caso, se puede necesitar uno o más test. «En España con el listado de pasajeros y el listado del DNI se puede empezar a trabajar con la huella dactilar del índice izquierdo y derecho. En este caso no se necesita de un familiar para el cotejo. Aunque lo más probable en este caso es que se les tenga que hacer la prueba de ADN», precisó San Román.

De hecho, con el fin de ganar tiempo y agilizar el proceso, agentes de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de los Mossos d’Esquadra tomaron ayer muestras de ADN a 32 familiares.

Según el Real Decreto de Sucesos con víctimas múltiples, los familiares más adecuados para las labores de identificación son, por este orden, ascendientes y descendientes directos, cónyuge e hijos del fallecido y hermanos de la víctima (aunque con estos familiares se reduce bastante el poder de discriminación. Si la víctima es un varón es más recomendable la obtención de muestras de hermanos varones para investigar la línea paterna mediante marcadores de cromosoma y, además de la línea materna mediante ADN mitocondrial). Si no es posible obtener muestras de los familiares anteriormente descritos, es recomendable la obtención de muestras de familiares que mantengan la línea paterna y/o materna.

Estas muestras posteriormente serán utilizadas para cotejar los resultados con los restos mortales que se recojan en la zona del siniestro, ya sea con el músculo esquelético (en caso de disponer de cadáveres completos), fragmentos de órganos, piel y sangre. Y por último, en caso de ser necesaria la prueba dental, «se procederá a sacar ADN de una cápsula dental (se recogerán de 2 a 6 piezas que no estén dañadas ni restauradas) y si tiene prótesis, buscar al dentista y comparar radiografías», concluyó Ortega.