La Liga y el M5S están de acuerdo en puntos clave para gobernar Italia

Los líderes del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, y de la Liga Norte, Matteo Salvini, se mostraron hoy optimistas porque están llegando a un entendimiento en "puntos clave", aunque aún continúan las negociaciones para intentar impulsar un Gobierno en Italia.

Di Maio señaló que tanto el M5S como la Liga trabajan para brindar al país "un contrato para un gobierno de cambio", avanzó que los diálogos continuarán mañana en Milán y confió en que "la próxima semana se pueda presentar un programa detallado y terminado"para comenzar a dirigir juntos el país.

"Veréis como pronto será posible tener en Italia un Gobierno que realmente cambie las cosas para los italianos y no en beneficio de los 'lobby'", subrayó el líder del M5S.

Los líderes del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, y de la Liga Norte, Matteo Salvini, se mostraron hoy optimistas porque están llegando a un entendimiento en "puntos clave", aunque aún continúan las negociaciones para intentar impulsar un Gobierno en Italia.

"Soy optimista sobre cómo están avanzando las conversaciones y también porque todos los que han gestionado mal el poder y para sus propios intereses nos están atacando", dijo Di Maio en un vídeo en Facebook, al término de una reunión que ambas formaciones han mantenido en Milán y que ha durado alrededor de seis horas.

Di Maio señaló que tanto el M5S como la Liga trabajan para brindar al país "un contrato para un gobierno de cambio", avanzó que los diálogos continuarán mañana en Milán y confió en que "la próxima semana se pueda presentar un programa detallado y terminado"para comenzar a dirigir juntos el país.

"Veréis como pronto será posible tener en Italia un Gobierno que realmente cambie las cosas para los italianos y no en beneficio de los 'lobby'", subrayó el líder del M5S.

Reconoció que ambas formaciones están debatiendo sobre algunas cuestiones en las que no coinciden, aunque se mostró esperanzado con el proyecto sobre el que trabajan porque "todos los que forman parte de la vieja política atacan a este gobierno"y eso es señal de que los dos grupos políticos se encuentran "en el buen camino".

La Liga y el M5S negocian desde esta semana un posible acuerdo para gobernar el país, después de que el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi -socio coaligado de la Liga- se echara a un lado y permitiera estas conversaciones.

El M5S ha reiterado en las últimas semanas que estaría dispuesto a negociar un Gobierno con la Liga pero no con Forza Italia, por lo que finalmente Berlusconi cedió para desbloquear la situación.

Así, el jueves ambas formaciones iniciaron los diálogos y pidieron al jefe del Estado, Sergio Mattarella, que les concediera de tiempo al menos hasta mañana para llegar a un entendimiento.

La Liga Norte, acudió a las elecciones generales del 4 de marzo en coalición con Forza Italia y Hermanos de Italia, y esta alianza ganó los comicios con el 37 % de los votos, insuficientes sin embargo para gobernar.

En segundo lugar quedó el M5S, el partido más votado en solitario con el 32,7 % de los votos.

El M5S y la Liga juntos pueden gobernar porque tienen mayoría en el Parlamento: el M5S cuenta con 222 diputados y la Liga con 125, de los 316 necesarios; y en el Senado el M5S tiene 109 escaños y la LN 58, de los 158 que se requieren.

Ahora lo que tienen que hacer es compatibilizar sus programas electorales y acordar los nombres de los ministros y también del jefe del Gobierno, ya que tanto Di Maio como Salvini se presentaron como candidatos a primer ministro en las elecciones de marzo.

Sobre el programa político, ambos partidos coinciden en "puntos clave", reconoció Salvini a los medios, pues están de acuerdo en elementos como la necesidad de reformar la ley de pensiones, la supresión de la reforma laboral aprobada durante el Gobierno de Matteo Renzi, el aumento de los controles para gestionar a la inmigración ilegal o la reducción de las tasas impositivas.

El líder de la formación ultraderechista también confirmó que sobre la mesa se han puesto otros temas como el empleo, la educación o la justicia, y también el futuro para el país, un elemento que los dos partidos, de corte euroescéptico, opinan que pasa por "la renegociación de los tratados de la Unión Europea".

Salvini también avanzó que se ha hablado de la ley sobre el conflicto de intereses en la política y que penalizaría a empresarios como Silvio Berlusconi, propietario de un imperio mediático, una medida que abandera el M5S y sobre la que la Liga reconoce que no es "su prioridad".

De forma paralela, la Justicia italiana otorgó hoy la "rehabilitación"a Berlusconi con lo que el magnate italiano ya podría presentarse como candidato a unas próximas elecciones en el país.

Esta noticia, que ha sido aplaudida por Forza Italia, no cambia la postura de la formación en relación a la vía libre que ha concedido a la Liga para hablar con el M5S, señaló Berlusconi.

El ex primer ministro italiano, que no se pudo presentar a los comicios de marzo por su inhabilitación por condena por fraude fiscal de 2013, puede ahora volver a ejercer un cargo público y podría ser parlamentario en esta legislatura si algún diputado o senador de su partido presentara su dimisión, explican los medios locales.

EFE