La UE amenaza a Polonia con quitarle el voto por su reforma judicial

Bruselas abrirá un procedimiento de infracción a Varsovia si no retira el proyecto para someter a los jueces al dictado del Gobierno.

Bruselas abrirá un procedimiento de infracción a Varsovia si no retira el proyecto para someter a los jueces al dictado del Gobierno.

La Comisión Europea (CE) abrió ayer la puerta a la activación del artículo 7 de los tratados europeos, que implicaría la suspensión del derecho a voto de Polonia en las reuniones del Consejo de la Unión Europea, en respuesta a las reformas judiciales propuestas por su Gobierno. «Estamos muy cerca de tener que activarlo», aseguró el primer vicepresidente de la CE, Frans Timmermans, en la rueda de prensa posterior a la reunión en la que se debatió la situación del Estado de derecho en Polonia. Timmermans advirtió de la existencia de «un peligro sistémico para el Estado de derecho en Polonia» a raíz de las reformas al sistema judicial propuestas por el Gobierno, que tendrían «un impacto significativamente negativo». La implantación de cualquiera de las cuatro propuestas sobre la mesa «erosionaría de forma importante la independencia de la magistratura polaca», señaló el comisario.

El nuevo proyecto de ley polaco pretende que los miembros del Tribunal Supremo sean nombrados por el Parlamento, lo que supondría el cese de los integrantes actuales de ese organismo. Este tercer proyecto de ley se suma a otras dos normas aprobadas el pasado miércoles por el Sejm (Parlamento), que, según los críticos, suprimen la autonomía del máximo órgano de gobierno del poder judicial, sometiéndolo al control del Gobierno, y extienden el control del Ministerio de Justicia sobre los tribunales regionales y de apelación. Según esta norma, todos los presidentes de los tribunales superiores de cada región y de los de apelación ya no serán elegidos por los propios jueces, sino por el ministro de Justicia. Las dos leyes fueron aprobadas con los votos de Ley y Justicia, en el poder desde 2015 y que ha ignorado las protestas de parte de la ciudadanía.

El líder del gobernante Partido Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, acusó a la Unión Europea de «abusar» de su poder por amenazar al país con una suspensión por las reformas que ha impulsado el Gobierno, por considerar que se trata de una acción de «carácter político». «Los temas con los que estamos lidiando ahora mismo pertenecen exclusivamente a la jurisdicción del país, así que lo tenemos aquí es un abuso», dijo.

Por su parte, el ministerio de Asuntos Exteriores polaco calificó de «infundada» la reacción de la Comisión Europea, ya que el proceso de reforma del sistema judicial polaco acaba de comenzar, por lo que sus palabras son «prematuras», señaló el ministerio en un comunicado. «Reiteramos nuestras nuestra disponibilidad para explicar detalladamente a los representantes de la Comisión Europea todos los aspectos del proceso legislativo destinado a reformar el poder judicial en Polonia», añade el comunicado.

El ministerio destacó que el Gobierno polaco «está tratando de mejorar el sistema de justicia después de muchos años de negligencia y omisiones por parte de las autoridades anteriores mediante una serie de reformas en línea con las normas europeas, sirviéndose de la experiencia y las soluciones adoptadas en otros Estados miembros de la Unión Europea, y atendiendo a la idea de la separación de poderes», subrayó.

La organización Amnistía Internacional (AI) difundió un comunicado en el que dice que «los esfuerzos en curso del Partido de la Ley y Justicia para desmantelar el sistema de controles y equilibrios de Polonia se encuentran en una fase crítica», declaró Iverna McGowan, directiva de AI. Efe