Internacional

La UE reclama a Rusia y Turquía un inmediato cese de hostilidades

Bruselas abrirá en Damasco una oficina para coordinar la ayuda

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea centraron su encuentro de ayer en potenciar su ayuda a Siria y en la protección del trabajo de las ONG en el terreno, condenando el atentado contra un hospital de Médicos Sin Fronteras en la provincia de Idlib. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, reconoció que la situación humanitaria en el país es «catastrófica» y remarcó el compromiso de la UE hacia todos los que sufren la guerra siria. «Lo principal discutido en el Consejo ha sido sobre Siria. Nos enfrentamos a varios contratiempos. Ya desde Múnich –donde se sella el acuerdo entre Rusia y EE UU– éramos conscientes de que el proceso sería difícil. Tenemos que trabajar para que cesen hostilidades y haya acceso a una auténtica transición en Damasco, centrarnos en proteger a las ONG porque es inaceptable lo que ha ocurrido en el hospital de MSF. Es fundamental que ambas partes respeten los derechos humanos», explicaba Mogherini. Más duras fue EE UU. El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, puso en duda el compromiso de Rusia con el alto el fuego.

Publicidad

La jefa de la diplomacia destacó el papel «crucial» que desempeña la UE como donante para los necesitados en Siria y anunció la apertura de una oficina para coordinar la ayuda humanitaria en Damasco, de manera que se controle de forma directa el reparto de la ayuda sobre el terreno. Según aseguraba, la oficina europea ya cuenta con el visto bueno del presidente sirio, Bachar al Asad. Empezará a funcionar de forma casi inmediata. «Nos enfrentamos a retrocesos, pero eso no es motivo para cambiar nuestra política ahora. Es necesario que continuemos trabajando para conseguir una mayor coordinación de todos los actores implicados en todos los terrenos», agregó Mogherini. En el mismo Consejo, los ministros también acordaron ampliar la misión civil europea de apoyo al control de las fronteras libias por un semestre más. Se buscará ofrecer apoyo al futuro Gobierno de unidad en Libia, aunque los detalles se discutirán en el Consejo de marzo. Se trata de extender la misión EUBAM Libia, que nació en mayo de 2013 y un año y medio más tarde fue replegada a Túnez por motivos de seguridad. La Alta Representante no concretó la forma en la que se ayudaría al Gobierno libio, aunque todos los esfuerzos se centrarán en la seguridad. La misión busca mejorar la estrategia del control de fronteras en el país por tierra, mar y aire, y coordinarse con la misión de apoyo a Libia de la ONU de cara a asistir en la planificación de una reforma completa del sector de la seguridad civil. Una misión en Siria sería apoyada por EE UU si se asegura la estabilidad del país, que permita frenar el avance de Estado Islámico en la región.

Por su parte, la canciller Angela Merkel consideró desde Berlín que en la situación actual sería «útil» establecer «una especie de zonas de exclusión aéreas» en ciertas zonas de Siria para proteger a los refugiados.