Las claves del regreso de Rusia a Oriente Medio

Vladimir Putin y François Hollande.
Vladimir Putin y François Hollande.

– ¿Qué intereses tiene Putin en Siria? ¿Es geoestrategia o son ganas de callar a EE UU?

– Rusia ha vuelto a Oriente Próximo y parece que seguirá siendo un actor principal en la región durante los próximos años, puede que incluso décadas. Rusia quiere proteger sus bases en Siria y desempeñar un papel importante en el Mediterráneo. Estar en la región ofrece ventajas geoestratégicas para Moscú, pero también forma parte de una estrategia defensiva y negociadora mucho mayor en una zona que va desde el Báltico hasta el Golfo Pérsico. También le ayuda a Putin dentro de casa a mantener su popularidad. Rusia ha llenado el vacío dejado por Estados Unidos en Oriente Próximo, particularmente en Siria. Ahora Washington deberá tener en cuenta los intereses rusos y los de sus aliados para resolver los conflictos en esta región.

– ¿Es el presidente Bachar al Asad la clave para acabar con la guerra?

– Asad estará más tiempo en el poder gracias al apoyo ruso. Sin embargo, si Rusia y EE UU alcanzan un acuerdo, a Putin no le importaría

sacrificar a Asad siempre y cuando se respeten las bases militares rusas en Siria y otros intereses. Asad no es la clave para resolver el

conflicto sirio. La clave es lograr un acuerdo que incluya a Irán, Turquía, Arabia Saudí, además de Rusia y Estados Unidos. Sin embargo, los intereses de todos ellos son incompatibles actualmente.

– ¿EE UU y Rusia llegarán a un acuerdo sobre cómo actuar en Siria?

– Ninguno de estos dos países tiene intereses estratégicos en Siria, así que es posible que se pongan a trabajar sobre un acuerdo. Pero quizá Rusia ligará un posible pacto sobre Siria con EE UU a una salida negociada de la guerra en Ucrania y la anexión de Crimea, lo que hace aún más complicada la consecución de un pacto sobre el conflicto sirio.

– ¿Ha perdido el Ejército sirio de Bachar al Asad presencia frente al Estado Islámico?

– El Ejército sirio ha tenido poder militar y sigue manteniendo los suministros de Rusia e Irán más el apoyo de Hizbulá sobre el terreno. Los rebeldes no tienen un armamento comparable y el Estado Islámico se quedó con armas de los ejércitos de Irak y de Siria. Los kurdos, el Ejército Libre Sirio, los turcos, el Estado Islámico y el propio régimen de Asad controlan partes del territorio, pero la entrada de Rusia en escena fortalecerá la alianza de Asad con Irán e Hizbulá, así que es probable que cambien las cosas sobre el terreno.

Fahrettin Sumer es profesor de la Universidad Americana de Irak, en Sulaimani.