MENÚ
lunes 17 junio 2019
10:25
Actualizado

Le Pen utiliza a los «chalecos» al lanzar su campaña europea

La ultraderecha francesa presentará a un joven de 23 años como cabeza de lista en mayo Eurocámara

  • La líder ultra, Marine Le Pen, reunió ayer a 2.000 militantes en la Mutualité para presentar su campaña para las europeas / Reuters
    La líder ultra, Marine Le Pen, reunió ayer a 2.000 militantes en la Mutualité para presentar su campaña para las europeas / Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

14 de enero de 2019. 02:48h

Comentada
Asunción Serena.  14/1/2019

Marine Le Pen lanzó ayer la campaña para las elecciones europeas, presentó los próximos comicios como una «réplica» de las elecciones presidenciales de 2017, y aseguró que su partido es «la única fuerza capaz de vencer» al actual presidente de la República, Emmanuel Macron. Porque el objetivo de estas elecciones es claro: «Derrotar a Macron». Puesto que el inquilino del Elíseo «no ha tenido la inteligencia de disolver, el arbitraje democrático deberá llegar con las elecciones del 26 de mayo».

Los sondeos atribuyen a su partido, que ya fue el vencedor de las europeas de 2014, hasta un 24% de intención de voto, situándolo por delante de La República en Marcha de Macron. La líder de la Agrupación Nacional (AN) reunió en la Mutualité a unos 2.000 militantes que gritaban constantemente «on arrive» («llegamos») o «vamos a ganar», mientras agitaban banderas francesas. Sobre el escenario, Marine Le Pen pronunció su discurso flanqueada por tres banderas tricolores mientras que la bandera europea brilló por su ausencia.

Desde ayer se conocen los primeros doce candidatos que encabezarán la lista para las elecciones europeas que Le Pen presentó como «un tercio de salientes, un tercio de entrantes y un tercio de incorporados», una mezcla que evoca el reciente cambio de nombre del viejo partido de extrema derecha llamado ahora Agrupación Nacional, y las intenciones de su líder de reagrupar a todos aquellos que dentro de la Unión Europa militan por su desaparición.

La lista será conducida por uno de sus fieles lugartenientes y portavoz, Jordan Bardella, de 23 años. El resto son Hélène Laporte, Thierry Mariani, Dominique Bilde, Hervé Juvin, Joelle Mélin, Nicolas Bay, Virginie Joron, Jean Paul Garraud, Catherine Griset, Gilles Lebreton et Christiane Delannay-Clara. Le Pen eligió a Macron como principal objetivo de su diatriba. Según ella, el presidente de la República francesa «no se comporta como un hombre de Estado sino como un hombre de clan» incapaz de imponer un orden, y tras 18 meses de Presidencia «vive una especie de fin de reinado».

Le Pen aprovechó el contexto creado por las movilizaciones de los «chalecos amarillos», que se manifiestan con regularidad desde el 17 de noviembre. Para ella se trata de una «revuelta sana», y las elecciones europeas serán «la ocasión de poner fin a la crisis política nacida de la ceguera, de la intransigencia, del desprecio de clase, de la expoliación fiscal y de la desconexión humana de un presidente». Acusó a Macron de «inquietante con su comportamiento» e «incompetente en sus funciones».

La líder ultraderechista francesa sabe que los «chalecos amarillos» se definen como una corriente sin adscripción ideológica, por lo que se cuidó de citarlos demasiado. Pero plagó su alocución de guiños al movimiento: «La voz del pueblo trae la revolución de la sensatez, una sensatez de la que están privados los oligarcas parisinos».

Contra la inmigración

El segundo tema de campaña para la Agrupación Nacional será, como viene siendo habitual en el partido de extrema derecha gala, será la inmigración. «A nosotros nos corresponde decidir quién entre en nuestra casa y quién se queda», afirmó en su discurso su líder nacional.

El «número tres» de las listas de AN para las elecciones europeas es, Thierry Mariani, una de las últimas adquisiciones de la líder agrupacionista. Es un antiguo ministro del ex presidente Nicolas Sarkozy que, después de 40 años de vida política en el partido conservador, ha decidido dar el salto para ingresar en las filas de Le Pen y lo justifica afirmando que en este partido se siente «más coherente». En su intervención en la Mutualité, Mariani arremetió con saña contra Jean-Claude Juncker, actual presidente de la Comisión Euroepa. Dijo que el Colegio de Comisarios estaba presidido por «un borracho notorio que encarna a la perfección el barco embriagado» y que habría que arrancarla la dirección «para obligarle a ponerse al servicio de los pueblos». Otro rostro nuevo en las listas europeas de la Agrupación Nacional es Christiane Delannay-Clara, que ha trabajado junto al alcalde socialista de Créteil en Val-de-Marne.

En cuanto al cabeza de lista, Joan Bordell, tiene una primera virtud, su edad. Con solo 23 años, hace que la hornada de juventud que aportó Macron con su llegada al poder en 2017 sepa a añejo. Según Le Pen, su candidatura no tiene nada «de folclórica ni anecdótica», según comentó en la revista «Valeurs Actuelles». Bordell se ha formado en las filas del antiguo Frente Nacional desde que era un adolescente.

Últimas noticias