«Lo que puedas imaginar de la cárcel se queda corto»

El español Yon Goicoechea denuncia en una carta enviada al PP la represión bolivariana, que ayer se cobró otros dos muertos.

Un opositor es trasladado tras ser herido por la Policía chavista, ayer, en Caracas
Un opositor es trasladado tras ser herido por la Policía chavista, ayer, en Caracas

El español Yon Goicoechea denuncia en una carta enviada al PP la represión bolivariana, que ayer se cobró otros dos muertos.

Ayer la oposición venezolana realizó una nueva marcha hacia el centro de Caracas, otro desafío para el presidente Nicolás Maduro. El objetivo era alcanzar la defensoría del Pueblo para protestar por las detenciones arbitrarias de estos días y los presos políticos. Uno de los casos mas flagrantes es del español Yon Goicoechea, dirigente de Voluntad Popular, quien escribió una estremecedora carta al vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, en la que relata cómo es su estado de reclusión desde hace 8 meses y pide el apoyo de España para salir de la crisis política y social en Venezuela.

Casado publicó en Twitter tres fragmentos de la carta. Al principio de la misma, Goicoechea describe: «Lo que puedas imaginar de este sitio se queda corto, la miseria y la maldad que respiramos en estos calabozos es sencillamente indescriptible». En la misiva, describe que «debo presenciar torturas con electricidad y otros mecanismos en razón de dos o tres veces por semana». Tras su ingreso, añade, fue internado en una celda de castigo «sin ventilación ni aseo». «En el suelo había comida con gusanos y ropa con excrementos de algún preso previo. La sensación es lo más parecido a ser enterrado vivo».

En la carta se añade que «preferimos un millón de veces encarcelar con tiempo a un asesino que una gota de sangre de un venezolano vaya a correr en las calles de Venezuela». Las autoridades detuvieron en agosto de 2016 en Caracas a Goicoechea, acusado de portar detonadores para explosivos que, según el Gobierno, serían usados en una marcha a favor del referéndum revocatorio contra Maduro.

Goicoechea, uno de los líderes de las multitudinarias manifestaciones estudiantiles en 2007 contra Hugo Chávez, regresó a Venezuela en julio pasado tras vivir casi cuatro años en EE UU y España. El joven de 31 años pertenece a Voluntad Popular, el partido fundado por Leopoldo López, quien cumple una condena de casi 14 años de prisión por cargos de incitación a la violencia en las protestas contra Maduro en 2014 que dejaron 43 muertos

La Fiscalía y diferentes organizaciones internacionales han denunciado numerosas irregularidades durante las detenciones. Más de 1.300 personas continúan entre rejas, algunas desaparecidas. Según el informe «Silencio a la fuerza» de Amnistía Internacional, «este tipo de delitos corresponde a jurisdicciones especiales, como la militar, que carecen de independencia, raras veces son imparciales y no deben enjuiciar a civiles».

Ayer la Guardia Nacional Bolivariana lanzó gases lacrimógenos contra la oposición en la autopista Francisco Fajardo en Caracas cuando los manifestantes se acercaban a la defensoría del Pueblo. Una practica que se repitió en varios puntos de la capital. De hecho, un grupo de niños del Colegio San Pedro, tuvo que ser evacuado por el efecto de los bombas lacrimógenas que fueron usadas por efectivos para reprimir a los manifestantes. Además, ayer se conoció el asesinato de Christian Humberto Ochoa Soriano, un joven de 22 años en Valencia, capital del Estado de Carabobo, y otro en Tachira, por lo que ya asciende a 28 el número de muertos en las protestas.

Entretanto, la OEA, cuyo secretario general, Luis Almagro, llama «dictador» a Maduro, convocó ayer una reunión de ministros de Exteriores ante el recrudecimiento de la crisis. La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, advirtió de que Maduro le dio instrucciones de iniciar «el procedimiento de retiro de Venezuela» de la OEA en caso de producirse la reunión.