Los delegados laboristas apoyan la neutralidad de Corbyn ante el Brexit

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, consiguió ayer que las bases respaldaran su postura de permanecer neutral, como hasta ahora, ante el Brexit. El veterano político no quiere aún mojarse mientras se intente negociar un nuevo Acuerdo de Retirada si el partido consigue ganar las próximas elecciones, que podrían adelantarse.

Su plan es llegar a Downing Street, negociar con Bruselas un nuevo pacto y someterlo a referéndum. Un sector de los afiliados quería que la dirección se comprometiera ya a hacer campaña por la permanencia. Sin embargo, la moción presentada por este grupo fue rechazada ayer en el congreso anual en Brighton. En cualquier caso, tras la votación, a mano alzada, hubo momentos de confusión, ya que muchos consideraban que el recuento se realizó incorrectamente y el resultado era más ajustado de lo que se creía.

La conferencia anual estuvo cargada de polémica el fin de semana tras la dimisión de Andrew Fisher, responsable del manifiesto de 2017, y el fallido intento de derrocar a Tom Watson, «número dos» de la formación, pro UE y gran crítico de Corbyn.

La salida de la UE sigue siendo la cuestión protagonista y el portavoz laborista para el Brexit, Keir Starmer, anunció ayer que, si ganan las elecciones, el partido convocará un segundo referéndum sobre la permanencia en el bloque en seis meses. Starmer defendió ayer la necesidad de un nuevo plebiscito porque «en los últimos tres años han pasado muchas cosas». «Debemos preguntar al pueblo si están preparados para salir de la UE con el mejor acuerdo que se pueda conseguir o si prefieren seguir en la UE. La gente debe tener la última palabra», argumentó ayer.

Starmer defendió la necesidad de aprobar una ley contra una salida sin acuerdo, que sería un «desastre» para el país, y cargó contra el Gobierno «zombie» de la ex «premier» Theresa May, «pero al menos de vez en cuando ganaba una votación». «Con este Gobierno, es [Boris] Johnson cero, Corbyn, seis», recalcó haciendo recopilatorio de las votaciones que tuvieron lugar a principios de septiembre, durante la corta semana que Westminster estuvo abierto antes de la clausura del Parlamento.