Política

Los diez nuevos ministros turcos juran su cargo en un clima de inestabilidad

Los diez nuevos miembros del gabinete del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, asumieron hoy sus cargos, tras ser nombrados anoche para reemplazar a varios ministros involucrados en un escándalo de corrupción.

La ceremonia de traspaso de cargos se celebró en Ankara, entre reiteradas aseveraciones de inocencia de los ministros en el punto de mira de la investigación judicial.

Los hijos de los ya ex titulares de Interior y Economía están desde el sábado en prisión preventiva, acusados de pertenecer a una red de corrupción urbanística y financiera, mientras que el hijo de Erdogan Bayraktar, ex ministro de Urbanismo, está en libertad con cargos.

Bayraktar, que ayer aconsejó a Erdogan dimitir también, no repitió hoy sus acusaciones de responsabilidad compartida, pero en el acta oficial consta como "cesado", mientras que los demás "dimitieron", informa la cadena NTV.

Las dimisiones de los ministros de Justicia, Transportes y Familia eran previsibles, dado que los tres serán candidatos a alcaldes en las elecciones del próximo 30 de marzo.

Aunque no tiene a familiares acusados, el influyente ministro de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, también aparece en las actas de investigación policial, según el diario Hürriyet Daily News, y ha tenido que ceder su puesto a Mevlüt Çavusoglu, ex presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa.

Menos obvios son los motivos para reemplazar a los ministros de Deportes y de Ciencia.

La mayoría de los nuevos responsables son diputados con un escaso perfil público y prácticamente desconocidos para gran parte de la sociedad, aunque se les supone lealtad a Erdogan.

Así, el nuevo titular de Interior, Efkan Ala, antes subsecretario de la oficina del primer ministro, es conocido por ser uno de sus colaboradores más fieles y cercanos.

La crisis del gobierno no necesariamente ha acabado con el reemplazo de 10 de los 25 miembros del Gabinete, dado que la investigación judicial puede aún ampliarse.

Según el diario 'Today's Zaman', la Fiscalía de Estambul ordenó ayer la detención de otras 30 personas, entre ellas hombres de negocios y alto cargos públicos, pero la policía se negó a cumplir la orden.

Más de 100 jefes de policía habían sido cesados o trasladados en los días anteriores, en lo que fue la primera reacción del gobierno ante la investigación judicial de corrupción.

La segunda tanda de detenciones se iba a dirigir contra supuestas corruptelas por valor de más de 100.000 millones de dólares en el ámbito de la empresa pública de ferrocarriles e incluiría un hijo del propio Erdogan, asegura el citado diario.

El primer ministro pareció confirmar la noticia en declaraciones al Hürriyet Daily News, publicadas hoy, en las que aseguraba que él mismo era el objetivo de la investigación judicial, y que ésta iba a atacar también una fundación dirigida por Bilal Erdogan, hijo del primer ministro, y altos cargos del partido.

Por otra parte, la plataforma "Solidaridad con Taksim", que ya coordinó las masivas protestas antigubernamentales del parque Gezi en junio pasado, ha convocado para mañana, viernes, una gran manifestación en Estambul para pedir la dimisión del Gobierno.