Política

Los hispanos votan demócrata

Las últimas elecciones legislativas en Estados Unidos no han traído variaciones en cuanto a la inclinación del voto hispano, que se resiste a Donald Trump

Las últimas elecciones legislativas en Estados Unidos no han traído variaciones en cuanto a la inclinación del voto hispano, que se resiste a Donald Trump.

Salvo en el Estado de la Florida, donde buena parte de la emigración hispana –cubana, venezolana y centroamericana– tiene motivaciones en la persecución política, la inmensa mayoría de los votantes de origen iberoamericano se han decantado, una vez más, por apoyar electoralmente a los candidatos demócratas al Congreso y el Senado. ¿Significa eso que los hispanos en Estados Unidos son de izquierdas? No, al menos en el sentido que damos a esa definición ideológica los europeos.

Simplemente, como ocu-rre entre los negros y los asiá-ticos, que identifican al Partido Republicano como el de los anglos ricos, por más que entre los demócratas también sean mayoría los anglos (blancos) con dinero. El estereotipo, sin embargo, no tiene clave racial: en Texas, al republicano Ted Cruz sólo le ha votado el 35 por ciento de los latinos, mientras que su contrincante, Beto O´Rourke, demócrata, se llevaba el 64 por ciento de ese voto.

En la elección a gobernador, la candidata demócrata Lupe Valdez, obtuvo el 54 por ciento del voto hispano. Otra cuestión es la influencia real de esos votantes en el resultado de las elecciones. Los hispanos son, de entre los principales grupos raciales, los que menos participan en los comicios. Mientras que el 65 por ciento de los «blancos» acude a las urnas, sólo lo hace el 47 por ciento de los latinos. En estados como Texas, con casi once millones de hispanos empadronados, pero de los que sólo cinco millones están registrados como votantes, o California, con 15 millones trescientos mil empadronados y sólo 7 millones seiscientos mil registrados, esta baja participación reduce la influencia de unas comunidades que no acaban de integrarse en el sistema y que, por otro lado, no actúan como un bloque monolítico. Los hispanos, pese a que en las últimas dos décadas han mejorado mucho sus índices socioeconómicos, siguen siendo el sector con menores ingresos, en relación con la media estadounidense y con menor porcentaje de licenciados universitarios.

Por el contrario, son el grupo étnico que más utiliza internet y las redes sociales, con un incremento de las publicaciones electrónicas en español frente a la caída detectada de los medios tradicionales en ese idioma.