Política

Los periodistas de Al Yazira serán juzgados de nuevo, pero siguen en prisión

Un tribunal egipcio ordenó hoy la repetición del juicio a los tres periodistas de la televisión catarí Al Yazira condenados en junio pasado a entre siete y diez años de cárcel, pero rechazó ponerlos en libertad.

Un tribunal egipcio ordenó hoy la repetición del juicio a los tres periodistas de la televisión catarí Al Yazira condenados en junio pasado a entre siete y diez años de cárcel, pero rechazó ponerlos en libertad.

El australiano Peter Greste, el egipcio con pasaporte canadiense Mohamed Fahmy, y el egipcio Baher Mohamed están encarcelados desde diciembre de 2013, cuando fueron detenidos en un hotel de El Cairo y acusados de colaborar con los Hermanos Musulmanes y difundir noticias falsas de Egipto.

En la sesión, que duró escasos treinta minutos, el Tribunal de Casación anuló la anterior sentencia, aceptando el recurso presentado por la defensa de los periodistas.

Al conocer la decisión, Fahmy afirmó en su cuenta de Twitter: "Un nuevo juicio es un hito hacia la victoria en nuestra batalla por una prensa libre. Nuestros espíritus son a prueba de balas".

Pese a que la defensa pedía también su liberación, el abogado Amr al Dib dijo a Efe que está contento con la sentencia y expresó su esperanza de que el nuevo tribunal que juzgará a los reporteros falle finalmente su absolución.

Otro de los letrados, Shaaban Said, señaló que los periodistas sufrieron "una injusticia"en junio y que hoy el juez les podría haber liberado bajo fianza porque legalmente no es necesario que permanezcan en prisión.

En la primera vista de la repetición del juicio, la defensa pedirá la liberación de los tres periodistas, según declaró Said a la televisión Al Yazira.

Greste y Fahmy fueron sentenciados en junio a siete años de prisión por difundir noticias falsas de Egipto y colaborar con la cofradía, mientras que Mohamed recibió una pena de diez por poseer una bala en el momento de su detención.

Bajo los mismos cargos fueron juzgados y condenados a diez años de prisión otros doce periodistas "in absentia", además de cinco estudiantes, tres de ellos castigados con siete años de cárcel y dos absueltos.

Su arresto y condena levantaron gran polémica y una oleada de críticas por parte de las ONG y la comunidad internacional, especialmente de los gobiernos de Australia y Canadá.

Con los reporteros de Al Yazira en inglés se han solidarizado este año miles de colegas de profesión, que con manifestaciones en las calles o campañas en las redes sociales han exigido con frecuencia su liberación.

El hecho de que sigan entre rejas fue recibido con descontento hoy por los familiares de los procesados, que esperaban que el juez dictara su liberación bajo fianza.

Los hermanos de Greste, Mike y Andrew, subrayaron que el caso no queda finalizado hasta que sean puestos en libertad y lamentaron que parece que todavía queda "un largo camino por delante".

Se espera que el nuevo juicio comience en el plazo de un mes, y entonces el tribunal podrá decidir también si les deja salir de la cárcel.

Al Yazira ha sido vetada en Egipto acusada de servir a los intereses de los Hermanos Musulmanes, que fueron declarados grupo terrorista en diciembre de 2013, seis meses después del golpe de Estado que depuso al islamista Mohamed Mursi.

Esto se debe a la tensa relación entre Catar y Egipto, ya que Doha fue uno de los principales valedores de Mursi y fue muy crítico con las autoridades que surgieron tras su derrocamiento.

Sin embargo, en los últimos dos meses se ha producido un acercamiento, debido a las presiones de otros países del Golfo partidarios del nuevo régimen egipcio, por lo que había esperanzas de que la corte fuera hoy benevolente con los periodistas de Al Yazira.

La situación de la libertad de prensa en Egipto desde el golpe de Estado ha empeorado y, según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), difundido el pasado diciembre, en el país árabe hay 16 periodistas entre rejas.

RSF también señaló recientemente que las autoridades egipcias ejercen "una terrible represión de los periodistas bajo el estandarte de la lucha contra el terrorismo"y con la excusa de la "caza a los Hermanos Musulmanes".

El abogado y director de la Red Árabe para la Información sobre Derechos Humanos, Gamal Eid, dijo a Efe que la situación actual de los periodistas es "la peor en el país desde las décadas de los 30 y 40".

Para este activista egipcio, la condena a los reporteros de Al Yazira fue "un error", porque trabajar en un medio de comunicación opositor a las autoridades "no supone un crimen".