Política

Los tres israelíes asesinados recibieron al menos 10 disparos con un silenciador

Amigos de Gil-Ad Shaer, uno de los tres jóvenes israelíes asesinados, asisten al funeral colectivo que se lleva a cabo en Modi'in (Israel).
Amigos de Gil-Ad Shaer, uno de los tres jóvenes israelíes asesinados, asisten al funeral colectivo que se lleva a cabo en Modi'in (Israel).

Los tres jóvenes israelíes secuestrados por palestinos en Cisjordania el mes pasado recibieron al menos diez disparos con una pistola con silenciador en lo que parece un asesinato premeditado.

Los tres jóvenes israelíes secuestrados por palestinos en Cisjordania el mes pasado recibieron al menos diez disparos con una pistola con silenciador en lo que parece un asesinato premeditado, según un funcionario estadounidense implicado en la investigación.

La revelación acaba con las especulaciones de algunos israelíes y palestinos de que los secuestradores pretendían tomar rehenes para un intercambio de prisioneros pero se asustaron y los mataron. La Policía israelí cree que los asesinatos llevaron a extremistas judíos a secuestrar y quemar vivo a un adolescente palestino en venganza, incidente este último que ha contribuido a una escalada entre el Ejército israelí y Hamás en la Franja de Gaza.

Los cuerpos de los tres jóvenes israelíes, que habían desaparecido el 12 de junio, fueron descubiertos el 30 de junio. El Gobierno israelí responsabilizó a Hamás de su muerte, pero el grupo islamista no ha confirmado ni desmentido su autoría.

Uno de los tres israelíes, Gil-Ad Shaer, de 16 años, telefoneó a la Policía y dijo "me han secuestrado, tras lo cual, él y los otros dos jóvenes, subieron a un coche que los investigadores sospechan que era conducido por un miliciano de Hamás que se hizo pasar por un religioso judío. Un segundo hombre disfrazado estaba sentado en el asiento de copiloto.

Llamada de socorro

Según un funcionario estadounidense implicado en la investigación, el FBI, cuyo mandato incluye a los estadounidenses secuestrados en el extranjero -uno de los tres tenía la doble nacionalidad-, recibió una grabación de la llamada de socorro de Israel y la envió para analizar el audio a Estados Unidos.

Los sonidos distorsionados y cortos que se escuchan en la grabación después de que una voz masculina con acento árabe grita "al suelo"en respuesta al intento de Shaer de dar la alarma parecen consistentes con disparos de una pistola con silenciador, según la citada fuente. "Hubo diez disparos", ha añadido el funcionario, que ha pedido mantener el anonimato.

El uso de un silenciador ha llevado a los investigadores estadounidenses a creer que los captores planeaban asesinar a los tres adolescentes desde el principio, según este funcionario estadounidense.

Los responsables israelíes no han querido responder ante el relato estadounidense de la investigación, subrayando que ésta todavía está en curso. "Ni siquiera hemos detenido a los secuestradores, así que no vamos ha hacer nada más público por ahora", ha indicado un responsable del Shin Bet a cargo del caso.