Malasia devolverá 3.000 toneladas de plástico a sus países de origen

El Gobierno malasio ya ha devuelto a España cinco contenedores con plástico contaminante

La ministra malasia muestra un ejemplo de basura plástica de Estadous Unidos en Port Klang, Malasia/ AP
La ministra malasia muestra un ejemplo de basura plástica de Estadous Unidos en Port Klang, Malasia/ AP

El Gobierno malasio ya ha devuelto a España cinco contenedores con plástico contaminante

La lucha contra los plásticos y la basura podría abrir un contencioso internacional. El Gobierno de Malasia ha anunciado hoy que devolverá 60 contenedores con un total de 3.000 toneladas de plástico no reciclable a sus países de origen. El 29 de abril, Malasia ya envío a España cinco contenedores con plástico contaminante. Se trata de la primera devolución malasia de estos residuos ilegales a un país de origen.

“Malasia, que se ha convertido en el vertedero mundial de los plásticos, devolverá los residuos de plásticos no reciclables a los países desarrollados”, anunció ya de forma oficial la ministra de Energía, Ciencia, Tecnología, Medio Ambiente y Cambio Climático, Yeo Bee Yin, como recoge el diario malasio “The Star”.

El año pasado, Malasia se convirtió en el primer destino alternativo de basura plástica después de que China prohibiera las importaciones de dichos residuos, alterando el flujo de más de siete millones de toneladas de plástico al año.

Aunque no precisaron la fecha de cuándo comenzará el envío de estas 3.000 toneladas las autoridades adelantaron a la agencia Reuters que un primer grupo de 10 contenedores con 450 toneladas de plástico contaminante serán fletados a Estados Unidos, China, Australia, Canadá, Japón, Arabia Saudí y Bangladés.

“Seguiremos deshaciéndonos de las importaciones de residuos plásticos contaminados. Estos contenedores entraron en el país con declaraciones falsas y otras irregularidades que vulneran nuestra ley medioambiental”, indicó en un comunicado la titular de Medio Ambiente.

Se trafica basura con el pretexto del reciclaje. Los malasios tienen que sufrir el aire de mala calidad debido a la quema de plásticos que provocan problemas de salud”, agregó Yeo Bee Yin.

Según datos de Greenpeace recogidos por la agencia Efe, las importaciones de residuos plásticos en Malasia se han multiplicado desde el veto chino, siendo Japón, Estados Unidos y Reino Unido los principales exportadores entre enero y julio del pasado año.

Las importaciones de basura plástica a Malasia, desde los diez principales países, crecieron hasta las 456.000 toneladas (entre enero y julio de 2018. Una cifra mucho mayor comparada con la de 2017 (316.000 toneladas) o la de 2016 (185.000).

La mayoría de estos residuos de países desarrollados que llegan a Malasia son contaminantes y de baja calidad que además no son reciclables. “Los países desarrollados deberían ser responsables de lo que envían”, indicó Yeo a Reuters.

Según una enmienda del Convenio de Basilea, ratificado por 186 países y la Unión Europea -EE UU es una notable ausencia-, está prohibida la exportación de residuos tóxicos de países desarrollados a otros menos desarrollados. De acuerdo con Efe, el Convenio de Basilea, que entró en vigor en 1992, nació a partir del aumento del “colonialismo tóxico”, es decir, el envío de residuos tóxicos de países ricos a pobres.

En la misma línea, el polémico presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó a su Gobierno que contratase a una empresa privada de envíos para mandar 69 contenedores de basura de vuelta a Canadá y, en caso de no querer aceptarlos, tirasen la basura en sus aguas internacionales.

Canadá, por su parte, señaló que la basura fue exportada a Filipinas entre 2013 y 2014, y que fue una transacción comercial que se hizo sin el consentimiento del Gobierno. Canadá accedió a quedarse la basura, pero Duterte perdió la paciencia durante las negociaciones y ordenó esta medida extraordinaria.

España abre un expediente sancionador a una empresa por trasladar residuos plásticos a Malasia

La agencia Europa Press ahondó en la denuncia de la ministra malasia y descubrió que el Ministerio para la Transición Ecológica tiene abierto un expediente sancionador a una empresa por traslado de residuos desde España a Malasia. El Gobierno español señaló que además de la apertura del expediente, tanto el Ministerio como el Seprona han trasladado el asunto a la fiscalía.

Los hechos se remontan a noviembre de 2018, cuando las aduanas españolas detectaron, en el puerto de Valencia, un cargamento de residuos que podía adolecer de la documentación correspondiente. Según señalan las mismas fuentes, se instó entonces a la empresa a que presentara la documentación reglamentaria a Miteco y se retuvo la mercancía.

Asimismo, el ministerio asegura que las autoridades españolas han iniciado nuevos contactos con las malasias para, en su caso, coordinarse respecto a traslados de residuos adicionales, especialmente lo relativo a su repatriación y, si procede, iniciar el correspondiente expediente de infracción.