Manuel Valls ya es el nuevo primer ministro de Francia

El primer ministro saliente, Jean-Marc Ayrault, y su esposa, abandonan el Hotel Matignon, mientras el nuevo primer ministro, Manuel Valls les mira desde la entrada.
El primer ministro saliente, Jean-Marc Ayrault, y su esposa, abandonan el Hotel Matignon, mientras el nuevo primer ministro, Manuel Valls les mira desde la entrada.

El nuevo primer ministro francés, Manuel Valls, asume hoy sus funciones con vistas a la preparación de su Gobierno, en la que subsiste, entre otras, la duda de si podrá mantener a algún miembro del partido ecologista, en principio muy reticente.

El nuevo primer ministro francés, Manuel Valls, ha asumido este martes el cargo en una ceremonia en el palacio de Matignon en París, en la que ha manifestado su agradecimiento a su antecesor en el cargo, Jean-Marc Ayrault, y ha destacado su gestión al frente del Ejecutivo socialista.

«Somos dos socialistas, dos republicanos y dos patriotas. Usted ha servido a nuestro país con estos valores y con sentido del deber. Me he sentido orgulloso de ser su ministro del Interior y honrado por sucederle. Ahora hay que seguir y continuar el trabajo que comenzó usted hace 22 meses», ha afirmado Valls, en su primer discurso como jefe del Gobierno galo, acompañado por el primer ministro saliente.

Valls ha lanzado este mensaje en su primer discurso tras la reunión de unos 20 minutos que ha mantenido este martes en el palacio gubernamental en París con el primer ministro saliente. A su salida del encuentro, Ayrault ha destacado que con Valls comienza «una nueva etapa».

«El presidente de la República ha decidido nombrarle primer ministro. Es un puesto exigente pero también emocionante. Tenemos una única misión: servir a Francia y a los franceses. En lo que a mí respecta, esta ha sido la única preocupación que me ha movido», ha afirmado el ya exjefe del Gobierno galo.

Valls ha llegado a las 15.00 horas al palacio de Matignon para la ceremonia de traspaso de poderes con el que hasta el lunes ha sido su jefe en el Ejecutivo. Cuando ambos han terminado su reunión, Valls ha saludado al personal del palacio de Matignon.

El nuevo primer ministro subrayó el objetivo de «justicia social» que tiene marcado durante el acto de traspaso de poderes con el jefe del Gobierno saliente, Jean-Marc Ayrault.

Dijo asimismo que al elegirlo ayer como jefe del Ejecutivo francés, presidente François Hollande le ha trazado «una hoja de ruta para ir más lejos, más rápido», y en particular «para responder a la demanda de justicia, y de justicia social (...) que las elecciones municipales han revelado con más fuerza todavía».

Una alusión al revés electoral sufrido por los socialistas en particular y por la izquierda en general en los comicios locales, que tuvieron el domingo su colofón con la segunda vuelta.

«Continuaré con el trabajo que usted empezó» para «la recuperación de nuestro país, de nuestra economía, de nuestra industria», afirmó Valls dirigiéndose a Ayrault, al que dijo que «puede estar orgulloso de lo que ha hecho aquí».

El primer ministro saliente, con la voz marcada por la emoción, insistió en que «servir a Francia y a los franceses (...) es la única preocupación que (le) ha animado» en su acción política.

Ayrault abandonó el palacete de Matignon en coche, acompañado de su mujer, mientras Valls entró en su nueva residencia para continuar los contactos con vistas a la composición de su Gobierno, que se espera que se haga pública mañana.

Según 'Le Figaro', el nuevo primer ministro ha decidido nombrar como jefa de Gabinete a Véronique Bedague, una tecnócrata de 50 años que estaba trabajando en la dirección de UbiFrance y de la Agencia francesa para las Inversiones Internacionales.

El presidente francés, Franois Hollande, ha decidido relevar a Ayrault al frente del Gobierno tras los malos resultados cosechados por el Partido Socialista en las elecciones municipales de este domingo, en las que la Unión por un Movimiento Popular se colocó como la fuerza más votada.