MENÚ
jueves 18 abril 2019
23:25
Actualizado

May pedirá más tiempo al Parlamento para negociar con la UE

La "premier" rechaza la exigencia del líder laborista de permanecer en la Unión Aduanera

  • La primera ministra británica, Theresa May, a su llegada ayer a su residencia en Downing Street / Reuters
    La primera ministra británica, Theresa May, a su llegada ayer a su residencia en Downing Street / Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

12 de febrero de 2019. 04:09h

Comentada
Celia Maza 12/2/2019

ETIQUETAS

La «premier» Theresa May comparecerá hoy ante la Cámara de los Comunes, un día antes de lo previsto, para informar a sus señorías de los avances en el diálogo con Bruselas sobre el Brexit. Después de cosechar la peor derrota de la historia de un Gobierno británico al presentar en Westminster el acuerdo de retirada que había pactado con la UE, la líder «tory» quiere intentar cambiar el polémico «backstop». En caso de que Reino Unido y la UE no hayan cerrado un acuerdo comercial para finales de 2020, se quiere implantar una salvaguarda para que no exista una frontera dura entre las dos Irlandas. Pero sus señorías temen quedarse atrapados «sine die» en la normativa comunitaria.

Los Veintisiete no están dispuestos a reabrir las negociaciones, pero podrían aceptar redactar algún tipo de documento, legalmente vinculante, para asegurar a los diputados británicos que tan solo se trataría de una medida temporal para evitar el escollo irlandés.

En este sentido, se espera que May pida a los parlamentarios más tiempo para encontrar una solución que cuente con la mayoría de la Cámara Baja y así evite el caos de un divorcio sin pacto. Aunque en un principio estaba previsto que el jueves el Ejecutivo presentara una alternativa, la estrategia ahora sería celebrar el próximo 27 de febrero una serie de votaciones no vinculantes sobre distintos escenarios para ver por dónde respiran los diputados y retrasar así la votación definitiva para principios del próximo mes. Teniendo tan cerca el abismo del 29 de marzo (fecha oficial para la salida de Reino Unido de la UE), May confía en que sus señorías den finalmente su brazo a torcer y ratifiquen el texto.

En cualquier caso, se mantiene para este jueves, como estaba programada, la votación de la moción gubernamental neutra sobre el proceso de salida de la UE, que los parlamentarios podrán enmendar para indicar cuáles son sus preferencias sobre los pasos a seguir. La oposición laborista de Jeremy Corbyn adelantó ayer que tramitará una enmienda en la que instará a May a convocar un voto sobre el propio tratado de retirada como muy tarde para el 26 de febrero, a fin de impedir que manipule el calendario a su beneficio.

En un intento de recabar apoyos para su pacto, May ha ofrecido a Corbyn mantener reuniones en los próximos días para tratar de llegar a un consenso. Aunque no está claro cómo evolucionará esta propuesta dadas las profundas diferencias entre ambos. La «premier» respondió ayer por carta a las demandas planteadas por el líder laborista para intentar desbloquear la crisis institucional y, aunque el tono es en general conciliador, la líder «tory» no se movió de sus «líneas rojas» y reiteró su rechazo a una unión aduanera. «No tengo claro por qué crees que sería mejor tener voz en futuros acuerdos comerciales de la UE que contar con la capacidad de negociar los nuestros propios», señala May en su misiva.

Por otra parte, Corbyn ha exigido a May un «alineamiento cercano» con el mercado único que permita «instituciones compartidas» entre ambos lados del Canal de la Mancha, replicar los «derechos y protecciones» comunitarios, participar en las agencias y programas de fondos europeos, así como compromisos «no ambiguos» sobre cooperación en seguridad. Pero May amablemente declinó esta opción.

Por su parte, el ministro del Brexit, Stephen Barclay, se reunió anoche en Bruselas con el negociador europeo, Michel Barnier, en un intento de avanzar en las conversaciones. Barnier confió por la mañana en que Londres ofrezca «alternativas» al acuerdo consensuado en noviembre. «Voy a escuchar lo que el secretario de Estado nos tenga que decir sobre los arreglos alternativos que desea Reino Unido», dijo el negociador jefe europeo.

Últimas noticias