Nicolás Maduro: Habrá acuerdos siempre que no haya “intervencionismo gringo”

Ahora que comienza el tercer intento de diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro en Barbados, tanto el régimen cómo la oposición se reúnen “para la consolidación de la paz y el entendimiento nacional” (ministro de exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza). Pero cada facción va a hablar sobre una cosa

Nicolás Maduro durante el desfile militar para conmemorar los 208 años del independentismo venezolano
Nicolás Maduro durante el desfile militar para conmemorar los 208 años del independentismo venezolano

Ahora que comienza el tercer intento de diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro en Barbados, tanto el régimen cómo la oposición se reúnen “para la consolidación de la paz y el entendimiento nacional” (ministro de exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza). Pero cada facción va a hablar sobre una cosa

La llegada a Caracas del asesor especial para Venezuela por la Unión Europea, Enrique Iglesias, pretende dar un impulso a las negociaciones entre el chavismo y la oposición retomadas en Barbados. Unas negociaciones que se iniciaron con mucha dificultad tras la muerte del comandante Acosta. El presidente encargado, Juan Guaidó, respondió, en un primer momento, cancelando la mesa de diálogo. Hasta que el domingo rectificó, y dio su visto bueno al encuentro.
La Unión Europea designó como asesor especial para tratar de mediar en la crisis de Venezuela, al economista y político uruguayo, Enrique Iglesias, quien se ha reunido tanto con la vicepresidenta del régimen, Delcy Rodríguez, como con el líder de la oposición, Juan Guaidó. El presidente interino aseguró tras la reunión que existen las condiciones para "lograr construir una salida a la crisis”.

Aunque también ha pedido ser precavidos y "no cometer el error de ver un solo mecanismo como una solución (...)”: “En un sólo mecanismo no confío". Pidió a los ciudadanos seguir con “la lucha”, manteniéndose "en la movilización"y en protestas callejeras. Y también pidió mantener la presión extranjera contra el oficialismo (a través de sanciones económicas a los líderes del régimen, al comercio petrolero...).

Estos encuentros están alimentando el debate dentro de las filas de la oposición; entre aquellos que entienden que ésta es una oportunidad para salir de la situación mediante unas elecciones libres, y aquellos que creen que estas negociaciones sólo van a servir para darle aire al régimen.

Carlos Valero, diputado a la Asamblea Nacional por el partido Un Nuevo Tiempo, tiene la esperanza de conseguir llegar a unas elecciones “limpias, justas, competitivas y con observación internacional”. Aseguró que la visita de Enrique Iglesias es fundamental para incrementar la presión diplomática sobre el régimen. Pero también avisó de que deben producirse “cambios sustantivos en el órgano electoral y en la conducta de las Fuerzas Armadas” como condición para realizar elecciones.

Nicolás Maduro, por su parte, calificó los primeros encuentros en Barbados como “bastante auspiciosos”. Avisó a la oposición de que “no se dejen engañar”; que “no se está hablando de un solo tema”. Y que las conversaciones abordarán “integralmente una agenda” de seis puntos sobre la situación política, social y económica del país. Aunque también ha avisado de que podrán llegar a acuerdos, siempre y cuando se trabaje “con buena voluntad”, y siempre que no haya “intervencionismo gringo (del gobierno estadounidense)”.