Obama admite la muerte de dos rehenes en un bombardeo

Fue en una operación contra Al Qaeda en la frontera de Pakistán

Warren Weinstein y  Giovanni Lo Porto
Warren Weinstein y Giovanni Lo Porto

El presidente Obama ha asumido toda la responsabilidad por la muerte «accidental» de dos rehenes, uno estadounidense y otro italiano, durante una operación contra Al Qaeda llevada a cabo en la frontera entre Afganistán y Pakistán el pasado enero

El uso controvertido de drones (aviones no tripulados) fue la respuesta legal para la lucha contra Al Qaeda. Empezó a utilizarlos el ex presidente George W. Bush, pero su sucesor multiplicó su uso. Entre 2007 y 2010, la Administración Obama aumentó 23 veces el uso de los aviones no tripulados para operaciones de contraterrorismo. Unas veces los drones efectúan funciones de inteligencia, otras lanzan ataques aéreos contra objetivos específicos. Los contrarios a esta tecnología esgrimen que no anula la muerte de víctimas civiles.

Ayer, el presidente Obama tuvo que comparecer para dar explicaciones por la muerte de un cooperante estadounidense, Warren Weinstein, y otro italiano, Giovanni Lo Porto, a principios de este año en una operación aérea en la frontera entre Pakistán y Afganistán. Weinstein y Lo Porto estaban secuestrados por Al Qaeda desde 2011 y 2012, respectivamente. Obama asumió la completa responsabilidad de las misiones antiterroristas, al tiempo que trasladó las «condolencias» a las familias de los dos secuestrados. El presidente reconoció que había ordenado desclasificar la operación porque «las familias merecen saber la verdad». «EE UU es una democracia comprometida con ser transparente en los buenos y malos momentos. Es una verdad cruel y amarga que entre la niebla de la guerra generalmente, y en la lucha contra los terroristas específicamente, ocurren errores, errores mortales», admitió.

Obama defendió la legalidad de este ataque con drones en enero, en el que perdieron la vida estos dos hombres, ya que no había evidencias de que estuvieran secuestrados en el complejo de Al Qaeda en Pakistán. «La información de inteligencia que teníamos en ese momento, entre las que incluyen cientos de horas de vigilancia, nos hizo creer que era un complejo de Al Qaeda sin civiles, y que la captura de estos terroristas no era posible. Creemos que con la operación, eliminamos miembros peligrosos de Al Qaeda», justificó el presidente la decisión de atacar con drones desde la Casa Blanca. Weinstein, de 73 años, fue secuestrado en agosto de 2011 cuatro días antes de que terminase su trabajo para la Agencia Internacional de Desarrollo de EE UU. Lo Porto era un cooperante internacional que estaba con el grupo de ayuda alemán Welthungerhilfe. Desapareció en enero de 2012 en Pakistán. Había empezado a trabajar con esta organización en octubre de 2011 como gerente de proyectos. Fue secuestrado junto con el alemán Bernd Muehlenbeck, liberado en 2014.

Entre los que murieron en la operación, también se encontraban el líder de la red terrorista, Ahmed Farouq, ciudadano estadounidense; y un portavoz del mismo grupo, Adam Gadahn, también con pasaporte de EE UU. Farouq tendría doble nacionalidad, estadounidense y paquistaní. En el momento de su muerte, desempeñaría las funciones de líder de Al Qaeda en Pakistán, según un funcionario estadounidense. En Washington, se manejaba información que llevó a pensar que Farouq habría ideado un ataque terrorista, que no llegó a completarse, en septiembre de 2014. Quería secuestrar embarcaciones paquistaníes para utilizarlas contra buques de guerra estadounidenses. Gadahn, que habría utilizado en numerosos vídeos de Al Qaeda el nombre de «Azzam el estadounidense», denunció los movimientos de EE UU en Afganistán. Asimismo, habría amenazado con ataques a países occidentales. Obama evitó mencionar los nombres de Farouq y Gadahn durante su comunicado, en el que sólo tuvo palabras para Weinstein y Lo Porto. «Me doy cuenta de que no hay palabras de consuelo para esta pérdida», reconoció tras hablar con la viuda de Weinstein y con el primer ministro italiano, Matteo Renzi. Desde la Casa Blanca, no se quiso confirmar si tenían información sobre estos dos estadounidenses o si eran los principales objetivos del ataque. Sí se habría explicado que agentes de la CIA llevaron a cabo ataques con drones el 4 y el 19 de enero en Pakistán en la frontera de Afganistán. El número de ataques con drones ha descendido en Pakistán desde 2010. En cambio, la salida de Afganistán ha provocado que desde la CIA se presione para mantener bases abiertas desde las que llevar a cabo misiones en Pakistán.

Los dos cooperantes fallecidos

Warren y Giovanni, cautivos la red

El estadounidense Warren Weinstein llevaba cautivo desde 2011, mientras que el italiano Giovanni Lo Porto había caído en manos de los yihadistas en 2012. Ambos eran trabajadores humanitarios en Pakistán. Weinstein tenía 73 años y era natural de Maryland, casado y con hijos, llevaba unos siete años viviendo en Lahore antes de ser secuestrado. Participaba en proyectos de desarrollo económico. Según la Inteligencia de Estados Unidos, en su captura también influyó el hecho de que era judío. Lo Porto, de 39 años, fue secuestrado junto a un compañero aléman por cuatro hombres armados en Multan cuando trabajaba para la organización humanitaria Welthungerlife. Había nacido en Palermo, Sicilia. En Pakistán se dedicaba a mejorar la vida de la población a través de un programa para limpiar el agua y desarrollar instalaciones sanitarias.

Había estudiado en Londres, donde se graduó en 2010 en Estudios sobre Paz y Conflictos.