Oficialistas y opositores se declaran ganadores de elecciones en El Salvador

El gobernante FMLN y el opositor ARENA declararon hoy a sus candidatos, Salvador Sánchez Cerén y Norman Quijano, respectivamente, ganadores de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en El Salvador.

Sin embargo, el Tribunal Supremo Electoral anunció con anterioridad que no proclamará al triunfador hasta que concluya el escrutinio definitivo, que comenzará este lunes, porque la diferencia entre ambos es muy estrecha, en torno al 0,26 % con el 95,52 % de los votos escrutados.

Los salvadoreños acudieron a las urnas en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con la esperanza de que su nuevo gobernante combata la violencia y genere más empleo.

En esta segunda ronda de los comicios presidenciales compiten el candidato del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, ganador en la primera vuelta, y el aspirante de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Norman Quijano.

Según dijeron a Efe algunos salvadoreños en los centros de votación, el nuevo presidente debe hacer una trabajo más efectivo contra la violencia y para lograr la creación de empleo, una mejor educación y ayuda a los pobres.

"Hay tantas cosas que debe hacer (el nuevo presidente), pero principalmente debe combatir la delincuencia (...), tiene que trabajar bastante"en este problema que "agobia"a la población, señaló Cecilia Castaneda, una joven secretaria que acudió a votar muy temprano en San Salvador.

El próximo mandatario debe "combatir la delincuencia y abrir fuentes de trabajo y de estudio", indicó otro elector.

Los homicidios bajaron a partir de 2012 gracias a una "tregua"entre pandillas que hoy cumple dos años, pero en los últimos meses ha habido un repunte de los asesinatos que las autoridades ven como señal de "ruptura"de ese pacto, aunque los pandilleros han seguido cometiendo otros delitos como extorsiones, asaltos o desapariciones.

También la población espera que el gobernante que asuma el 1 de junio próximo "genere más trabajo para la gente, más ayuda para los pobres y una mejor seguridad", señaló a Efe un instalador de aluminio y vidrio.

El representante de la comunidad LGTB (lesbianas, gais, transgénero y bisexuales) Edwin Hernández, "Paty", demandó al próximo presidente "que haga reformas, que haga leyes inclusivas", a favor de ese sector.

La segunda vuelta de las elecciones, cuya primera ronda se celebró el 2 de febrero, ha transcurrido sin incidentes de importancia en los 1.593 centros de votación establecidos a nivel nacional, según las autoridades.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, aseguró que "el pueblo está votando tranquilamente"y vaticinó que el FMLN ratificará por "siete, ocho puntos"el triunfo que logró en la primera vuelta, pues la gente "difícilmente va a cambiar su decisión".

El ministro salvadoreño de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, indicó que hasta el momento no ha habido noticias de incidentes o de presiones a votantes.

El jefe de los observadores de la Organización de Estados Americanos, Gustavo Fernández, afirmó que hay un "ambiente tranquilo"y expresó su confianza en que al final de la jornada haya una votación "masiva".

Sánchez Cerén triunfó en la primera vuelta con casi 10 puntos porcentuales de ventaja sobre Quijano, pero no logró el 50 % más uno de los votos necesario para hacerse con la presidencia.

De acuerdo a las últimas encuestas divulgadas en febrero, Sánchez Cerén lograría hoy una ventaja de entre 10 y 18 puntos porcentuales sobre Quijano, aunque éste asegura que ya está "arriba"en unos sondeos recientes que la ley prohíbe publicar.

Tras votar, Sánchez Cerén afirmó que el FMLN seguirá "construyendo oportunidades para los más humildes y para los mas pobres"y señaló que va "a trabajar de la mano con todos los sectores", incluidos empresarios y trabajadores.

Quijano, por su parte, resalto que obtendrá un "triunfo categórico"y anunció que en eventual Gobierno suyo llamará a los distintos partidos al "diálogo"para sacar al país adelante.

El ganador de estas elecciones asumirá la presidencia salvadoreña el 1 de junio próximo para un mandato de cinco años (2014-2019).

Esta es la tercera vez en los últimos 30 años que los comicios presidenciales salvadoreños se dirimen en segunda vuelta.

En 1984 el democristiano José Napoleón Duarte venció al fundador de ARENA, Roberto d'Aubuisson, y en 1994 Armando Calderón Sol, de este último partido, derrotó a Rubén Zamora, de una coalición de izquierda que encabezó el FMLN.