Política

¿Por qué Venezuela es el país más violento del mundo?

El Observatorio Venezolano de la Violencia registra más de 23.000 muertes en 2018 y constata un aumento de las muertes provocadas por las Fuerzas de Seguridad. El chavista es un régimen que ha promocionado el odio y la violencia, asegura el autor de este artículo

Familiares de reclusos a las afueras de una prisión en el estado de Carabobo después de un motín en el que murieron más de 60 presos/REUTERS
Familiares de reclusos a las afueras de una prisión en el estado de Carabobo después de un motín en el que murieron más de 60 presos/REUTERS

El Observatorio Venezolano de la Violencia registra más de 23.000 muertes en 2018 y constata un aumento de las muertes provocadas por las Fuerzas de Seguridad. El chavista es un régimen que ha promocionado el odio y la violencia, asegura el autor de este artículo

Varios elementos han contribuido al problema de la violencia en Venezuela. Hasta la llegada del régimen de Hugo Chávez, el país ya tenía un problema delicado de violencia y faltaban planes del Estado para contrarrestarla. Teníamos delincuencia común, con índices preocupantes, pero muy alejado de lo político, el narcotráfico y las violencias por odio. Para poder construir el sistema hegemónico y quedarse en el poder, el régimen de Chávez tenía que acabar con la división de poderes.

Para ello politizó el poder judicial y socavó su bases científicas y morales. En un período relativamente corto, el sistema judicial ya no aceptaba abogados graduados en universidades autónomas de las que tienen un alto nivel científico sino comenzó a reclutar de misiones educacionales a seguidores del partido de Chávez y graduados de forma rápida con títulos certificado por ellos. El poder judicial comenzó a descomponerse en su institucionalidad. Sin poder judicial hay impunidad y aumenta la violencia.

Con la pérdida de la popularidad del partido de Gobierno, comenzó a ser más necesario apoyarse en la violencia de los delincuentes. Para ello, el Estado comenzó a trabajar con los criminales de cada comunidad. Muchos de ellos reparten las bolsas de comida, ayudan a la Policía a disolver violentamente las manifestaciones de la oposición y asisten al Ejército en operativos militares como en que hace un año asesinó brutalmente al disidente Oscar Pérez. El apoyo de los delicuentes se paga con cederles las carreteras y el control de las cárceles.

Un tercer elemento tiene que ver con las mafias del oro y la gasolina. Son dos recursos muy valiosos que manejan grandes cantidades de dinero, que fueron organizando carteles que tienen bajo su poder zonas enteras en área de fronteras e imponen la violencia.

Obvio que el Estado no tiene ningún plan de seguridad pública dado que la violencia es una forma de control social y un mecanismo de represión a la oposición y de financiamiento. Un quinto elemento tiene que ver con la crisis económica. Más gente se ve en la necesidad de ir al campo delictivo porque el laboral no le permite el sustento. Cabe recodar que la gran mayoría de los venezolanos gana entre 5 y 10 euros al mes. Los jóvenes que no quieren emigrar o no pueden consiguen en el delito un forma de financimiento.


Y por último, el chavismo es un régimen de odio que ha promocionado la cultura de la violencia.