Actualidad

Portugal lucha por controlar los incendios forestales bajo las críticas

Un millar de efectivos trabajan a contrarreloj para extinguir los incendios que azotan el centro del país ante la amenaza de un cambio en el viento

La pesadilla se repite en Portugal. Un millar de efectivos trabajan a contrarreloj para extinguir los incendios que azotan el centro del país ante la amenaza de un cambio en el viento, mientras aumentan las críticas por la gestión de los medios utilizados.

Publicidad

El fuego está controlado en un 90 %, aunque el peligro estará en las rachas de viento y las altas temperaturas que se prevén durante la tarde, explicó hoy el comandante que coordina las labores de extinción, Pedro Nunes.

Nunes sostuvo que se han movilizado medios humanos, terrestres y aéreos de sobra para sofocar los incendios que se desataron el sábado en el centro del país, que han dejado unos 30 heridos -solo uno de ellos grave- y que amenazan en especial al área de Castelo Branco.

Un planteamiento que no comparten los alcaldes de las zonas afectadas

Publicidad

"El Estado volvió a fallar", llegó a decir el alcalde de Vila de Rei, Ricardo Aires, a medios locales cuando el fuego avanzaba sobre el municipio. Poco después, más calmado, explicó a Efe: "No voy a decir que el Estado falló, pero los medios son pocos".

"El fuego tiene que ser atacado de inmediato y en el inicio, los medios no eran los mejores", apuntó.

Publicidad

También el alcalde de Mação, Vasco Estrela, evitó entrar en la polémica sobre el papel del Estado porque "es un poco pronto para hablar de eso", pero subraya que los medios "no fueron capaces de resolver la situación creada".

"Los medios son siempre pocos y es discutible la forma en que son colocados en el terreno", afirmó. "Hay que preguntar a quien manda, al gobierno, que dijo que tenia los medios suficientes", añadió.

La zona, próxima a Pedrógão Grande, donde en los incendios de 2017 murieron más de 60 personas, ha sido la más castigada por las llamas desde el sábado, con más de 6.000 hectáreas arrasadas.

Mação no puede respirar aliviado todavía. Dos gigantescas columnas de fuego marcan los frentes descontrolados de Vergão y Casais de São Bento, en zonas de difícil acceso.

A pocos kilómetros, en São João de Madeira, la situación se va normalizando, pero el bombero João Lima admite que "la noche ha sido muy dura"porque el incendio "fue muy complicado", puntualiza su compañera Bruna Silva.

En la aldea de Arganil, los vecinos relatan que estuvieron "rodeados por la llamas"durante la noche.

Publicidad

Carlos García (EFE)